Posteado por: catequesiscadizyceuta | marzo 29, 2016

Cristo Resucitado renueva nuestra iglesia diocesana

Cristo Resucitado renueva nuestra iglesia diocesana

vigilia pascual (23)

Nuestra Iglesia de Cádiz y Ceuta sigue dando muestra de que está viva, se renueva mediante los sacramentos y fortalece su fe.

Una vez más quedamos sobrecogidos por la inmensa grandeza de Dios que sigue derramando su gracia a todos; y nos llama a descubrirlo como Padre, mediante su Hijo Jesucristo, a través de su Espíritu Santo que actúa en todos nosotros.
Leer Más…

Posteado por: catequesiscadizyceuta | agosto 18, 2016

TIEMPO DE VACACIONES. TIEMPO PARA DIOS

Posteado por: catequesiscadizyceuta | agosto 2, 2016

Lectio divina XIX TO. -C- Lc 12,32-48

Lectio divina

Domingo XIX. T. O. Ciclo C

Lc. 12, 32-48

7 Agosto 2016

053115_1842_Lectiodivin1.jpg

Ayúdame Señor,

a que las preocupaciones y los afanes de la vida,

no me separen de Ti.

No permitas que me ahoguen los compromisos

y las obligaciones.

Ayúdame a vivir plenamente,

para que amándote a ti,

te siga y te busque en todo momento.

Señor, sé Tú todo para mí,

que demuestre que creo en ti

y que mi vida tiene sentido

porque Tú eres mi Dios y mi Señor.

TEXTO BÍBLICO Lc. 12, 32-48

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No temas, pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha tenido a bien datos el reino. Vended vuestros bienes y dad limosna; haceos talegas que no se echen a perder, y un tesoro inagotable en el cielo, adonde no se acercan los ladrones ni roe la polilla. Porque donde está vuestro tesoro allí estará también vuestro corazón.

    Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo. Y, si llega entrada la noche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos.

    Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora viene el ladrón, no le dejaría abrir un boquete. Lo mismo vosotros, estad preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre.»

    Pedro le preguntó: «Señor, ¿has dicho esa parábola por nosotros o por todos?»

    El Señor le respondió: «¿Quién es el administrador fiel y solícito a quien el amo ha puesto al frente de su servidumbre para que les reparta la ración a sus horas?

    Dichoso el criado a quien su amo, al llegar, lo encuentre portándose así. Os aseguro que lo pondrá al frente de todos sus bienes. Pero si el empleado piensa: “Mi amo tarda en llegar”, y empieza a pegarles a los mozos y a las muchachas, a comer y beber y emborracharse, llegará el amo de ese criado el día y a la hora que menos lo espera y lo despedirá, condenándolo a la pena de los que no son fieles.

    El criado que sabe lo que su amo quiere y no está dispuesto a ponerlo por obra recibirá muchos azotes; el que no lo sabe, pero hace algo digno de castigo, recibirá pocos. Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá; al que mucho se le confió, más se le exigirá.»

053115_1842_Lectiodivin2.jpg

    Para descubrir a Dios en nuestra historia, hemos de estar vigilantes, despiertos, porque a la hora que menos pensemos viene el Señor. No viene a hacernos daño. Viene a bendecirnos, a servirnos –dice el Evangelio –. Si no estamos preparados, no podremos disfrutar de su presencia, su amor, su paz.

    No temas, pequeño rebaño, nos dice Jesús en el Evangelio, que el Padre ha tenido a bien daros el Reino, el Padre ha querido darnos su compañía, su cercanía. Por eso no tenemos motivos para temer. Nada nos puede separar del amor de Dios: ni la enfermedad, ni la guerra, ni siquiera la muerte. En todo momento sabemos, aunque a veces no lo sintamos, que Dios nos acompaña y nos cuida. Por eso decimos que la fe es también confianza.

    ¿Cómo va nuestra confianza en el Padre? ¿Cómo afrontamos las dificultades, los momentos duros, con confianza, o enseguida pensamos que Dios nos castiga o que Dios nos abandona? No temas, nos dice Jesús, el Padre ha querido daros su amor. Abrahán, ya en su vejez, descubrió que Dios le pedía salir de su casa, dejar sus comodidades. Y, aunque no lo entendía, se fío y siguió por los caminos que el Señor le marcaba.

    Y nosotros ¿escuchamos a Dios para que nos indique sus caminos o cogemos el camino que más nos interesa y después pedimos a Dios que nos ayude? Hemos de escuchar a Dios en las personas, en los pobres, en lo más íntimo de la conciencia. Así nos habla Dios. Tenemos que escuchar a Dios en su Palabra, en Evangelio.

053115_1842_Lectiodivin3.jpg

  • Este Evangelio quiere decirnos que el cristiano lleva dentro de sí un deseo grande, profundo: encontrarse con su Señor junto a sus hermanos, a los compañeros de camino. El encuentro con Él es nuestra vida, nuestra alegría, Aquel que nos hace felices. (Papa Francisco)
  • Yo les haría dos preguntas, la primera: ¿Tú tienes un corazón que desea o tienes un corazón cerrado, un corazón dormido, un corazón anestesiado por las cosas de la vida? El deseo de ir adelante al encuentro con Jesús. (Papa Francisco)
  • La segunda pregunta: ¿Dónde está tu tesoro? ¿Cuál es para ti la realidad más importante, más preciosa, la realidad que atrae mi corazón como un imán? ¿Qué atrae tu corazón? ¿Puedo decir que es el amor de Dios? ¿Qué es el deseo de hacer el bien a los otros, de vivir para el Señor y para nuestros hermanos? Cada uno responda en su corazón. (Papa Francisco)
  • El amor de Dios es el que da sentido a los pequeños compromisos cotidianos y también ayuda a afrontar las grandes pruebas. Este es el verdadero tesoro del hombre. Ir adelante en la vida con amor, con aquel amor que el Señor ha sembrado en el corazón. Es un amor que da fuerza a la familia, al trabajo, al estudio, a la amistad, al arte, a toda actividad humana. (Papa Francisco)
  • El amor de Dios, en Jesús, siempre nos abre a la esperanza, a aquel horizonte final de nuestra peregrinación. De esta manera también las fatigas y las caídas encuentran un sentido, también nuestros pecados encuentran un sentido en el amor de Dios; porque este amor de Dios en Jesús nos perdona siempre. (Papa Francisco)

053115_1842_Lectiodivin4.jpg

Dichoso

quien no acude a la reunión de los malvados

ni se detiene en el camino de los pecadores

ni se sienta en la sesión de los arrogantes;

sino que su tarea es la ley del Señor

y susurra esa ley día y noche.

Será como un árbol plantado junto al río,

que da fruto a su tiempo,

su fronda no se marchita;

en todo lo que hace, prospera.

Porque el Señor se ocupa del camino de los justos,

pero el camino de los malvados se disolverá.

053115_1842_Lectiodivin5.jpg

  • “Mi pequeño rebaño”. Jesús mira con ternura a su pequeño grupo de seguidores. Son pocos. Tienen vocación de minoría. No han de pensar en grandezas. Así los imagina Jesús siempre: como un poco de “levadura” oculto en la masa, una pequeña “luz” en medio de la oscuridad, un puñado de “sal” para poner sabor a la vida.
  • “No tengas miedo”. Jesús no quiere ver a sus seguidores paralizados por el miedo ni hundidos en el desaliento. No han de perder nunca la confianza y la paz. El nos puede hacer vivir estos tiempos con paz. También hoy somos un pequeño rebaño, pero podemos permanecer muy unidos a Jesús, el Pastor que nos guía y nos defiende.
  • “Vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino”. Jesús se lo recuerda una vez más. Él les ha confiado su proyecto del reino. Lo mejor que tenemos en nuestras comunidades: la tarea de hacer la vida más humana y la esperanza de encaminar la historia hacia su salvación definitiva.
  • “Vended vuestros bienes y dad limosna”. Los seguidores de Jesús no vivirán de espaldas a las necesidades de nadie. Será comunidades de puertas abiertas. Compartirán sus bienes con los que necesitan ayuda y solidaridad. Darán limosna, es decir “misericordia”.
  • Los cristianos necesitaremos aprender a vivir en minoría en medio de una sociedad secular y plural. Pero hay algo que podemos y debemos hacer sin esperar a nada: transformar el clima que se vive en nuestras comunidades y hacerlo más evangélico.
  • La llamada de Jesús a la vigilancia nos debe ayudar a despertar de la indiferencia, la pasividad y el descuido con que vivimos con frecuencia nuestra fe. Para vivirla de manera lúcida, necesitamos redescubrirla constantemente, conocerla con más profundidad, confrontarla con otras actitudes posibles ante la vida, agradecerla y tratar de vivirla con todas sus consecuencias.

053115_1842_Lectiodivin6.jpg

  • Revisa tu vida con este versículo hablando con Jesús: “No temas pequeño rebaño, el pastor, el Padre, el Reino”. ¿Cómo lo practicas?
  • Pide a Jesús que te ayude a desenmascarar los autoengaños que te impiden vivir como Él quiere y espera de ti. Vacía tu corazón de todo lo que te atrapa para vivir por y para el Reino.
  • Descubre en la oración qué necesitas en verdad para vivir, qué te sobra y experimenta cuanto puedes dar y hacer por los demás.
  • En este momento del verano posiblemente estás disfrutando de un periodo de descanso. Comparte algo de tu tiempo con los demás. Ofréceles ayuda, compañía, consuelo… y si te es posible cubre alguna necesidad material de alguna persona.
  • En este tiempo de tranquilidad, vigila tu luz. ¿Está encendida? Procura encenderla y ayudar a encender la de los demás que ya no esperan al Maestro.

DÓNDE ESTÁ TU TESORO

Secretariado de Catequesis de Cádiz y Ceuta

Posteado por: catequesiscadizyceuta | julio 29, 2016

LÍOS DE FAMILIA: “DIOS” DINERO Lc 12,13-21

LÍOS DE FAMILIA: “DIOS” DINERO Lc 12,13-21

     Alguien del público increpa a Jesús para que medie en una trifulca familiar a propósito de la herencia. Ese “poderoso caballero, don dinero”, cupido de la codicia, es tremendamente seductor, y en las jaulas de sus señuelos han ido cayendo los hombres de todos los tiempos.

    Jesús quiere, más allá de la disputa puntual que aquel suceso le planteó, desenmascarar el torpe chantaje que siempre supone el dios dinero, el ídolo del tener, la falsa seguridad de acumular. La conseja de la parábola de este Evangelio: “túmbate, come, bebe y date buena vida”, la vemos corregida y aumentada, hoy igual que hace veinte siglos, por las consignas hedonistas, a las que nos empujan los adoradores de los nuevos becerros de oro: compre, consuma, cambie, aspire, goce, disfrute…

    No es que Jesucristo y el cristianismo sean tristes y entristecedores, aguafiestas de la vida, pero ponen en guardia ante la propaganda fácil de una felicidad falsa. Se denuncia que poco a poco vayamos creyéndonos todos que el problema de nuestra felicidad depende de lo que tengo y acumulo. El problema viene cuando nos quitamos el disfraz del personaje y emerge la realidad de la persona, el drama viene cuando en el camerino de nuestra intimidad nos quitamos los maquillajes sociales y aparecen las arrugas de nuestra alma que habíamos camuflado bajo tantas apariencias.

    Y cuando los profetas del consumo van llevando nuestra insatisfecha sociedad al jardín de las delicias de dios dinero; y cuando logrado el objetivo propuesto de adquirir o disfrutar de lo que se nos prometía lo último de lo último, seguimos masticando la tristeza y el hastío; y cuando en esta interminable espiral de ansiedad constatamos que nos falta demasiado para vivir felizmente; y cuando entrando al trapo del consumo, del dinero y del placer inhumano, lo que mayormente conseguimos es agobio, vanidad, enfrentamiento, ansiedad, injusticias, deshumanización… etc, entonces miramos los cristianos a Jesús, como aquellos otros hicieron hace dos mil años, y creemos que la única riqueza que no mancha, ni corrompe, ni ofende, ni destruye, es esa de la cual hablaba Él: “no amasar riquezas para sí, sino ser rico ante Dios”.

    Entonces, a la luz de este Evangelio, comprendemos que efectivamente Jesús no es rival de lo bueno, ni de lo bello, ni de lo gozoso, pero sí es implacable contra todo intento deshumanizador que pretende comprar y vender la felicidad y la dicha, bajo una bondad, una belleza y una alegría que son falsas, sencillamente falsas.

LIOS DE FAMILIA

 + Jesús Sanz Montes, ofm

Arzobispo de Oviedo

Domingo 18 T. Ordinario. C

31 Julio 2016

Posteado por: catequesiscadizyceuta | julio 27, 2016

JMJ: la otra revolución

JMJ: la otra revolución

Escrito por Carta Semanal del Arzobispo de Oviedo

Es como un reguero de gente joven que con sus mochilas y viseras, se ponen en danza una vez más como ocurre hace más de treinta años. Fue aquel Papa joven que se metió a la juventud del mundo en el corazón y él tuvo cabida en el de ellos, San Juan Pablo II, quien comenzó estos encuentros de la Jornada Mundial de la Juventud. De Asturias han salido varios grupos por caminos diversos teniendo Polonia como meta. Trescientos jóvenes van a participar de nuestras comunidades y parroquias. Tengo el honor y la bendición de poder acompañarlos. Del 25 al 31 de julio, estaremos en Cracovia junto al Papa Francisco. Vamos junto a los jóvenes, varios sacerdotes, religiosas y laicos adultos.

A pesar de que algunas estadísticas insisten en que los jóvenes ya no van la Iglesia, que han dado la espalda al hecho cristiano, lo cierto es que ahí estarán, una vez más. Que no se enfaden las encuestas, ni los creadores de opinión de la prensa laicista, ni los políticos que siguen trabajando a destajo para extirpar cualquier huella cristiana en la sociedad. Si una vez más, la afluencia sorprendente de tantos jóvenes cristianos desmienten sus cálculos y complican sus previsiones, que no se nos enfaden.

No lo hacemos para provocar a nadie. Es una convocatoria del Papa, y sencillamente acudimos llenos de alegría. No nos pagará el Vaticano el viaje, ni nos ofrecerán el socorrido bocata que para tantas otras movidas funciona como humilde dieta. Tampoco acudimos allí para celebrar la fiesta del “botellón”, no nos darán pastillas de diseño, ni fumaremos –qué sé yo qué yerba– en la pipa de la paz de la alianza de civilizaciones, ni nos regalarán preservativos o decretarán la barra libre para la píldora del día después.

¿Quién es capaz de reunir a casi un millón jóvenes de todo el mundo; qué se les dice; dónde está el interés y qué consecuencias tiene para quienes acudamos a Cracovia? No es un macroconcierto de algún divo o grupo del momento. Una vez más, Jesucristo y su Evangelio, esta Iglesia que está viva y que es joven, serán quienes vuelvan a proponer a los jóvenes del mundo entero una Verdad que nos hace libres, esa Verdad que tiene rostro y tiene nombre y que se corresponde con las exigencias más bellas y nobles de nuestro corazón inquieto y sanamente rebelde.

El tema del encuentro será “Bienaventurados los misericordiosos”, alargando así el mensaje de este año dedicado a la misericordia. En este mundo así de vulnerable y de asustado por tanta dureza rampante, por tanta corrupción maquillada, por tanto postureo de política irresponsable, escuchar que hay una misericordia que nos puede hacer bienaventurados, felices, dichosos, puede ser una provocación que narre la verdadera revolución que vale la pena. Otras revoluciones tiene trampa, esconden en su letra pequeña la fecha pronta de su caducidad, y esconden más todavía los intereses inconfesables que se atrincheran tras sus barricadas de rencor, resentimiento y maledicencia.

Los obispos seremos catequistas de tantos jóvenes, pero estoy seguro que éstos nos van a catequizar también con su vivencia audaz y valiente del cristianismo, capaz de mirar con ojos de esperanza y pálpitos de alegría fundada este momento que pisan nuestros pies en el mapa de la historia que nos ha tocado en suerte y en gracia vivir. Luego el Papa Francisco nos catequizará a todos misericordiosamente. Días, pues, de aventura evangélica, con esta Iglesia joven cuya revolución es la misericordia que acaba en una fiesta que glorifica a Dios y bendice a los hermanos de escucharla.

         + Fr. Jesús Sanz Montes, ofm
         Arzobispo de Oviedo

Posteado por: catequesiscadizyceuta | julio 25, 2016

Lectio divina XVIII TO. -C- Lc 12, 13-21

Lectio divina

Domingo XVIII. T. O. Ciclo C

Lc. 12. 13-21

31 Julio 2016

053115_1842_Lectiodivin1.jpg

Dios mío,

hazme pensar sólo en tu palabra,
y no en las ganancias egoístas.

 No me dejes seguir a dioses falsos,
pues quiero adorarte sólo a ti.
Leer Más…

Posteado por: catequesiscadizyceuta | julio 24, 2016

Pontificium Consilium pro Familia. MATERIAL AFECTIVO-SEXUAL PARA JÓVENES

25-07-2016 12-18-27

24-07-2016 21-36-03

¿POR QUÉ UN MATERIAL

AFECTIVO-SEXUAL PARA JÓVENES?

El Directorio de Pastoral Familiar señala esta necesidad: “En el proceso catequético, durante los distintos momentos que afectan a esta etapa, estará presente una catequesis completa y profunda sobre la sexualidad en sus distintas dimensiones: antropológica, moral, espiritual, social, psicológica, etc. Debe ser presentada sin reticencias. Más todavía si se considera el clima de impudor reinante en tantos ambientes y medios de comunicación social, que puede causar grave daño a los niños y adolescentes.” (DPF, 92).
Leer Más…

Posteado por: catequesiscadizyceuta | julio 22, 2016

Cambios sin recambios

Cambios sin recambios

Como cada año por estas fechas, aparece el tema de los nombramientos en los destinos pastorales de algunos sacerdotes. Se incorporan los que acaban de ordenarse, hay que suplir a los que por edad o enfermedad se jubilan, o a los fallecidos que han sido llamados por el Señor. Se ha procedido al reajuste pastoral en nuestras delegaciones diocesanas, así como en las parroquias. Es inevitable en cualquier ser vivo, y nuestra diócesis lo es, pero es también saludable el que por razones sopesadas, tengamos cada año por estas fechas esta nueva remodelación. En unos casos la edad o situación de las personas, imponen un traslado o una interrupción pasajera o definitiva de lo que se venía haciendo. En otros casos, el cambio es debido a una renovación de cargos tras muchos años de responsabilidad o con motivo de una orientación diferente que se le quiere dar a esa área.
Leer Más…

Posteado por: catequesiscadizyceuta | julio 21, 2016

Iniciar en la fe. Antonio Alcedo. Asesor Catequesis Cádiz y Ceuta.

Iniciar en la fe


Título: Iniciar en la fe

Autor: Antonio Alcedo Ternero

EditorialPPC

Ciudad: Madrid, 2016

Páginas: 174
Leer Más…

Posteado por: catequesiscadizyceuta | julio 21, 2016

AUSENCIA ARDIENTE Lc 11,1-13.

AUSENCIA ARDIENTE Lc 11,1-13.

    La oración cristiana es estar ante Alguien, en Él y con Él, y aunque nuestros sentidos no puedan abrazar su figura… sin embargo ¡está! Los fantasmas no queman, ni seducen, ni transforman. Hay presencias que, incluso cuando físicamente están ausentes, nos colman y nos alumbran, nos arden dentro hasta hacernos nuevos. No sabes por qué, las cosas siguen estando en el mismo sitio, y la fatiga del camino no se nos ahorra, pero sin embargo, Alguien nos habita en los adentros, y nos quema en su estar y en su ausentarse; la vida nos parece diferente y nos sabe a nuevo hasta lo que nos cansaba y aburría; y un no-sé-qué transforma todos nuestros sopores opacos en estupores de luz.
Leer Más…

Posteado por: catequesiscadizyceuta | julio 18, 2016

Lectio divina XVII TO. -C- Lc 11,1-13

Lectio divina

Domingo XVII. T. O. Ciclo C

Lc. 11. 1-13

24 Julio 2016

053115_1842_Lectiodivin1.jpg

¡PADRE NUESTRO!

Sea el grito

de todos los pueblos

de todas las religiones

de todas las comunidades,

de todos los hogares.

Sea el grito

del anciano y del niño,

del pobre y del rico,

del indigente y del satisfecho,

del que goza y del que sufre.

Sea el grito

que nos hace sentirnos

hijos amados de Dios

y hermanos de todos.
Leer Más…

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.192 seguidores