ORACIÓN PARA CADA DÍA

En esta pagina intentamos mostrar diferentes modelos para compartir el Evangelio y ayudar a las personas a rezar cada día. Las oraciones propuestas quieren dar espacio y luces para guiar a quien las utilice para encontrarse con Dios, en medio de las ocupaciones, silencios, dificultades y alegrías que cada día nos depara.

8 thoughts on “ORACIÓN PARA CADA DÍA

  1. ORACIÓN POR EL ENCUENTRO DE CATEQUISTAS

    Amado Jesús, en este Encuentro de Catequistas, te pido derrames con abundancia los Dones del Espíritu Santo, para ser canales, por el cual, te deslices en el mundo sembrando tu Paz y tu Amor.

    Que los recibamos Señor, con humildad y agradecimiento, para cumplir con ardor, tú encargo.

    Concédenos Señor, los Dones del Espíritu Santo, para trabajar en tu Campo y ser buenos sementeros de tu Reino.

    El Don de Sabiduría, para perfeccionarnos en tu Amor y en el arte de vivir felices como es tu deseo, haciendo felices a cuantos nos rodea.

    El Don de Entendimiento, para servirte en comunidad, en la familia, en Internet… donde quiera que estemos.

    El Don de Ciencia, para conocerte a Ti, y Amarte más, para conocernos a nosotros mismos, y ser más compresivos con los demás.

    El Don de Consejo, para actuar con prudencia, según tus designios.

    El Don de Piedad, para descubrirte como Padre de Jesús y Padre nuestro; Amando a la Iglesia que Tú fundaste, las Sagradas Escrituras, los Sacramentos, que nos unen más a Tí, la oración contemplativa…

    El Don de Fortaleza, para afrontar los temores humanos y servirte con alegría en la vida, dando razones de nuestra fe, sobre todo, a los más necesitados.

    El Don de Temor de Dios, para guardar como un tesoro, la amistad contigo, con el Padre, y el Espíritu Santo, en armonía con la Vida, la Naturaleza, y las personas de nuestro entorno.

    Manuela González Aguilera

  2. En esta hora Santa de tu ausencia…
    Rompiendo espacio y tiempo,
    Me sumerjo en el mar de confusiones
    De tus primeros discípulos,
    Desconcertados y entristecidos,
    Huyendo temerosos, sin saber donde esconderse.

    Han crucificado a su Maestro como un maldito,
    Ellos, que esperaban que fueses Rey de Israel,
    Rey de los judíos, su Libertador.

    El mundo se les vino encima,
    La noche y el fracaso,
    Envolvían de oscuridad toda la casa.

    Sus expectativas y esperanzas,
    Murieron contigo, Jesús de Nazaret.
    Momentos difíciles y aterradores,
    Para los que te siguieron y creyeron en Ti.

    Dudas y miedos los paralizaron,
    ¿Qué hacer ahora? ¿Adónde iremos?
    Solo Él, tenía palabras de vida eterna,
    Solo en Él, teníamos vida abundante,
    Solo con Él, caminábamos seguros.

    ¡Oh Maestro! ¿Por qué nos has abandonado?
    Por qué te has ido, sin hacer nada por Ti,
    Tú, que resucitaste a tu amigo Lázaro,
    Curaste al leproso, diste vista a los ciegos,
    Echaste andar a paralíticos… ¿Por qué, Señor?

    <<¡Oh Pedro, Pedro!
    Hombre de poca fe, no habéis entendido nada,
    Yo no he bajado por mí, bajé por vosotros,
    Para abriros las puertas del Reino de mi Padre.

    Para salvaros del pecado, que os lleva a la muerte…
    Para mostraros el Camino, que os lleva a la Vida,
    Para daros Vida en abundancia,
    Para mostraros la Verdad, que os hará libres y felices,
    Para mostraros el Rostro y el Amor de mi Padre,
    Para enseñaros a amaros los unos a los otros…

    Pedro, Pedro, he Resucitado para Gloria de mi Padre,
    He vencido a la muerte por Amor a la Humanidad,
    El sepulcro está vacío, nada queda allí,
    Si tuvieses capacidad para entender este Misterio…
    Una Irradiación de Luz Blanca, es mi Cuerpo Glorioso.

    Recuerdas mis palabras: (Mc 14, 58)
    Yo destruiré este Templo hecho por la mano del hombre, y en tres días volveré a construir otro que no será hecho por la mano del hombre. ¨

    El templo que yo quiero, es tu corazón Pedro,
    El corazón humano, para sellar en él, mi imagen,
    Para que seáis en Mi, otro “Cristo” en la tierra y en el cielo,
    Para Gloria de Dios, mi Padre y Padre vuestro.

    Manuela González Aguilera

  3. Arquitecto de mi vida,
    Que soñaste para mí, un templo vivo,
    Heme aquí, en tu Presencia,
    Aquí tienes mi cuerpo, alma, mente,
    Corazón, todo mi ser.

    Templo vivo quiero ser para Ti,
    Arquitecto de mi vida,
    Para albergar dentro de mí,
    El Amor que más deseo.

    El Único, que sacia la sed,
    De este loco corazón, tuyo y mío.

    Conviérteme en templo vivo,
    Caminante peregrino,
    Para esparcir tu fragancia,
    Tu incienso divino.

    Arquitecto de mi vida,
    Hágase realidad en mí, tu sueño divino.

    Manuela González Aguilera

  4. Tu Amor es locura

    Amarte,
    sin conocerte,
    no es posible Señor,
    Tu Amor, es locura.

    Por la fe, te sigo,
    Por la fe, creo en tu Palabra,
    Por la fe, te busco y espero siempre.

    Acepto, tus ausencias,
    Tus guiños de Amor,
    Reconozco, tu Gracia en mí,
    Tu Fortaleza, en mi debilidad.

    Por la fe, camino entre luces y sombras,
    Por la fe, inicié una nueva Vida en Ti,
    Dejándome hacer, cincelada a cincelada.

    Por la fe, haces en mí, maravillas,
    Me regalas cada día, la Gracia de tu Amor,
    De tu Paz y de esta inmensa Alegría.

    Por la fe, sanas, mi mente enferma,
    Unges, las heridas de mi corazón,
    Expulsas el mal, que esclaviza mi alma,
    Da Vida, a mis huesos secos,
    Me haces salir del “sepulcro”…

    Por la fe, “Resucité Contigo”
    Para continuar tú Obra Redentora,
    Y Comunicar al mundo,
    La Buena Nueva, de tu Salvación.

    Aunque antigua, Nueva para mí,
    Señor, con tu Madre María, te digo:
    Hágase en mí, según tu Amada voluntad.

    Manuela González Aguilera

  5. Soy un volcán

    Soy un volcán en la montaña,

    Llegando al centro de la tierra,

    Para salir de las entrañas.

    Necesito gritar como el volcán,

    He despertado a la vida,

    La sangre corre como lava.

    Necesito salir fuera,

    A calentar otras almas,

    Donde hay nieve,

    En lo más alto de la montaña.

    Caminaré, llevando este río de lava,

    Hasta gastarme las entrañas y

    Junto a mí, estarás Tú, con tu calor,

    Fundiendo las campanas.

    Manuela González Aguilera

  6. Alabanza al Señor, “Magnificat”

    Mi alma glorifica al Señor,
    Mi espíritu está alegre,
    Desde que conocí a mi Dios.

    ¡Solo él!
    Está sanando mi mente,
    Está sanado mi corazón,
    Me salva, de la esclavitud del mundo,
    Y de mi misma.

    Dichosa me llamaran, porque mi Dios,
    Está haciendo en mi, maravillas.
    Me levanta cada día,
    Regalándome sus dones,
    Su Paz, Amor y esta inmensa Alegría.

    Me levantó del suelo,
    Me sacó de un pozo sin fin.
    Me envolvió con un manto de Amor,
    Llenó mi corazón de besos de Misericordia.

    Santo, Santo, Santo es su Nombre,
    Ardo en deseos de comunicarlo.
    Mirad: confunde a los engreídos y soberbios,
    A los humildes los lleva entre sus brazos.

    Colma de bienes al mendigo y marginado,
    Vacío deja ir, a los que tienen tanto.
    Derrama Misericordia especialmente,
    Entre los pobres más pobres y necesitados.

    Cumpliendo siempre sus promesas,
    Como lo había prometido en tiempos pasados.
    Amén

    Manuela González Aguilera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s