CURSILLO RENOVACIÓN DE LA CATEQUESIS. ARCIPRESTAZGO DE CHICLANA

El mensaje de Jesús no ha variado, pero los destinatarios, sí.


Convocados por el Director del Secretariado de catequesis, Manuel López y las coordinadoras arciprestales de catequesis, Mari luz Serrano y Juani Verdugo; se ha celebrado en la parroquia San Juan Bautista de Chiclana el cursillo de renovación catequética, con la presencia del arcipreste padre José Manuel Daza. Sigue leyendo

CURSILLO RENOVACIÓN EN LA CATEQUESIS. ARCIPRESTAZGO LA LÍNEA DE LA CONCEPCIÓN 


Convocados por el Director del Secretariado de Catequesis, Manuel López y el presbítero responsable de la catequesis en el arciprestazgo  de la Linea de la Concepción , padre Mario Luis Almario, se ha tenido un encuentro de formación y renovación de la catequesis; con la presencia del arcipreste, padre Francisco de Paula Roldan, y el presbítero Francisco Nuñez.  Sigue leyendo

DESPERTAR A LA FE. Parroquias San Antonio (Chiclana) y Sagrada Familia (San Fernando)

DESPERTAR A LA FE

los-primeros-pasos-en-la-fe

En la parroquia de San Antonio de Chiclana han mantenido un reunión el párroco padre José Manuel Daza, y las catequistas de la Parroquia de San Antonio y Sagrada Familia de San Fernando, con el director del Secretariado de Catequesis, para evaluar el trabajo iniciado siguiendo el material elaborado por la Conferencia Episcopal Española, Subcomisión de Catequesis para la Iniciación Cristiana.
Sigue leyendo

“Retos actuales de la Familia” Conferencia impartida por el D. Manuel Ocampo

15025169_10209127765648866_7478121156536356095_o.jpg

En la Parroquia de San Juan Bautista, ubicada en el centro de Chiclana de la Frontera, se ha desarrollado en la tarde del día 14 de noviembre la conferencia de D. Manuel Ocampo sobre los “Retos actuales de la Familia” en Iberoamérica y España.El Dr. Ocampo es profesor-investigador de la Universidad Panamericana de México así como director del Centro de Estudios e Investigaciones de Bioética CEIB, lo que le permite tener una visión amplia de la problemática que viene afectando a la familia desde los primeros años sesenta a la actualidad. Sigue leyendo

La Parroquia de San José inicia, un año más, el itinerario de Catecumenado de Adultos

inicio_catecumenado_adultos_sanjose_15_11_16a

La Parroquia de San José de Cádiz, con su párroco al frente, padre Salvador Rivera, ha iniciado por tercer año consecutivo el Itinerario de Formación Cristiana para Adultos, con la incorporación de nuevas personas.

Con este proceso catecumenal se pretende formar laicos comprometidos que asumen su condición de cristianos y miembros de la Iglesia. Instrumento formativo que favorece la comunión eclesial y la multiplicación de cristianos que sepan dar razón de su esperanza.

Lectio divina I CUARESMA. –C- Lc 4,1-13

Lectio divina

Domingo I Cuaresma. Ciclo C

Lc. 4. 1-13

14 Febrero 2016


053115_1842_Lectiodivin1.jpg

Padre,

renuévanos en tu Espíritu

revístenos del hombre nuevo, Cristo Jesús.

Que mis caminos estén firmes,

quiero guardar tus preceptos.

Padre,

«no nos dejes caer en la tentación»

TEXTO BÍBLICO Lc. 4. 1-13

Tentaciones de Jesús

    Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y el Espíritu lo fue llevando durante cuarenta días por el desierto, mientras era tentado por el diablo. En todos aquellos días estuvo sin comer y, al final, sintió hambre.

    Entonces el diablo le dijo: «Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan». Jesús le contestó: «Está escrito: “No solo de pan vive el hombre”».

    Después, llevándole a lo alto, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo y le dijo: «Te daré el poder y la gloria de todo eso, porque a mí me ha sido dado, y yo lo doy a quien quiero. Si tú te arrodillas delante de mí, todo será tuyo». Respondiendo Jesús, le dijo: «Está escrito: “Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto”».

    Entonces lo llevó a Jerusalén y lo puso en el alero del templo y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: “Ha dado órdenes a sus ángeles acerca de ti, para que te cuiden”, y también: “Te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece contra ninguna piedra”».

    Respondiendo Jesús, le dijo: «Está escrito: “No tentarás al Señor, tu Dios”». Acabada toda tentación, el demonio se marchó hasta otra ocasión.

053115_1842_Lectiodivin2.jpg

    Los cuarenta días que Jesús pasó en el desierto son un recuerdo de esos 40 años en los que el pueblo de Israel estuvo peregrinando por el desierto mientras se dirigía hacia la tierra prometida.

    Como les pasó a los israelitas, muchas veces la tentación se presenta con apariencia de bien.

    El diablo ofrece a Jesús, en la primera y tercera tentación, que haga un acto de poder para demostrar su condición divina y en segundo lugar le ofrece el poder y la gloria humana. Nada de esto le hace falta a Jesús, por eso se mantendrá fiel a Dios y resistirá la tentación.

    Estamos al inicio de la Cuaresma. Es tiempo para ser conscientes de que estrenamos una oportunidad nueva: la de hacer bien las cosas, la de elegir siempre el camino del bien. Es el tiempo de vivir de manera especial la Misericordia de Dios. Es el tiempo de la conversión y el perdón.

    Es la Cuaresma del año de la misericordia, cada día cuando nos levantamos Dios nos regala una oportunidad nueva: vivir esta vida y hacerlo al estilo de Jesús. Cuanto más amor a Dios y al prójimo tengamos en nuestro corazón más fácil nos será vencer las tentaciones.

El Espíritu en el Bautismo le ha confirmado como Hijo predilecto del Padre, ahora de nuevo lo conduce al desierto.


053115_1842_Lectiodivin3.jpg

    Los seguidores de Jesús hemos de conocer estas tentaciones de Jesús, pues son las mismas que tenemos que superar a lo largo de la vida.

  • En la primera tentación se habla del pan. Jesús se resiste a utilizar a Dios para saciar su propia hambre: “no solo de pan vive el hombre”. Lo primero para Jesús es buscar el reino de Dios y su justicia: que haya pan para todos. Nos desviamos de Jesús cuando nos creemos con derecho a tenerlo, y olvidamos el drama, los miedos y sufrimientos de quienes carecen de casi todo.
  • En la segunda tentación se habla del poder y de la gloria. Jesús renuncia a todo eso. No se postrará ante el diablo que le ofrece el imperio sobre todos los reinos del mundo: “Al Señor, tu Dios, adorarás”. Nos desviamos de Jesús cuando confundimos nuestra propia ostentación con la gloria de Dios. Solo una vida de servicio humilde a los necesitados manifiesta su Amor a todos sus hijos.
  • En la tercera tentación se le propone a Jesús que descienda de manera grandiosa ante el pueblo, sostenido por los ángeles de Dios. Jesús no se dejará engañar: “No tentarás al Señor, tu Dios”. Jesús solo hará signos de bondad para aliviar el sufrimiento y las dolencias de la gente.
  • Una de las aportaciones más válidas de Jesús de Nazaret es la de poder ofrecer a quien le conoce y sigue, la posibilidad de ser cada día más humano. En Jesús podemos escuchar el grito de alerta ante las graves equivocaciones que acechan siempre a la persona.
  • Las tres tentaciones no son más que ejemplos en los que a Jesús se le incita a negar su identidad como Mesías, tal como había planeado el Padre. Satisfacer sus necesidades o deseos personales, egoístas, significa olvidar la definición que dará de sí mismo y de su misión: “El Hijo del Hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y dar su vida…” (Marcos 10:45). Aquellas necesidades aparentes y aquellos deseos vanos son también nuestros, en nuestra propia medida y a nuestro propio estilo. ¿Estamos dispuestos a reconocer nuestra actitud básica de negación del Evangelio, más allá de los pecados concretos? ¿En qué medida estamos preparados para decir “No” a aquellas necesidades y deseos y asumir nuestra vocación a la fidelidad al Evangelio?

053115_1842_Lectiodivin4.jpg

Ayúdanos, Señor,

a tomar conciencia de nuestra realidad.

A ver lo que nos separa y aleja de ti,

a reconocer nuestros puntos frágiles y débiles.

Que respondamos, Señor, a tu invitación

y al impulso de volver, como el hijo de la parábola,

a los brazos de Dios, Padre misericordioso.

Que a prendamos de Ti

a repartir perdón y misericordia.

053115_1842_Lectiodivin5.jpg

  • “La Cuaresma de este año Jubilar sea vivida con mayor intensidad, como momento fuerte para celebrar y experimentar la misericordia de Dios. ¡Cuántas páginas de la Sagrada Escritura pueden ser meditadas en las semanas de Cuaresma para redescubrir el rostro misericordioso del Padre!” (Misericordiae vultus 17 )
  • “Con las palabras del profeta Miqueas podemos repetir: Tú, oh Señor, eres un Dios que cancelas la iniquidad y perdonas el pecado, que no mantienes para siempre tu cólera, pues amas la misericordia. Tú, Señor, volverás a compadecerte de nosotros y a tener piedad de tu pueblo. Destruirás nuestras culpas y arrojarás en el fondo del mar todos nuestros pecados.” (Misericordiae vultus 17)
  • El Señor no se cansa nunca de tener misericordia de nosotros, y quiere ofrecernos una vez más su perdón invitándonos a volver a Él con un corazón nuevo, purificado del mal, purificado por las lágrimas, para compartir su alegría. ¿Cómo acoger esta invitación? «En nombre de Cristo os pedimos: ¡que os reconciliéis con Dios» (Papa Francisco).
  • La reconciliación entre nosotros y con Dios es posible gracias a la misericordia del Padre que, por amor a nosotros, no dudó en sacrificar a su Hijo unigénito. «En Él» podemos llegar a ser justos, en Él podemos cambiar, si acogemos la gracia de Dios y no dejamos pasar en vano este «tiempo favorable». Por favor, detengámonos, detengámonos un poco y dejémonos reconciliar con Dios. (Papa Francisco)


053115_1842_Lectiodivin6.jpg

  • Haz un buen examen de conciencia y acércate al sacramento de la reconciliación.
  • Intensifica tu oración personal. Que crezca en ti el sentimiento de Misericordia y confianza en Dios y con las personas.
  • También tú, como Jesús, puedes ser tentado y seducido a partir de cosas buenas, pero desviando su sentido. Reconoce tu fragilidad, tu debilidad, tu pecado y procura evitar lo que te separa del Señor.
  • Ora por todos los cristianos que son perseguidos y tentados a renunciar su opción de fidelidad por el Evangelio. Aporta tu donativo misericordioso.

PINCHAR AQUÍ PARA ABRIR: TIEMPO DE CONVERSIÓN

Secretariado de Catequesis de Cádiz y Ceuta

Lectio divina. Natividad del Señor. Jn 1,1-18. C.

Lectio divina

Natividad del Señor. Ciclo C

Jn. 1. 1-18

25 de Diciembre 2015

050315_1834_Lectiodivin1.jpg

Virgen María de la Navidad,
danos el gozo, danos la paz.

Danos un mundo de luz y amistad,
danos, oh Madre, una Navidad.

A los pobres que velan sus penas,
al que llora sin techo ni pan,
ha llegado la luz, la esperanza.

Una Virgen nos da la alegría,
una Virgen nos trae la Navidad.

TEXTO BÍBLICO Jn. 1.1-8

    En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio junto a Dios. Por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió.

    Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: este venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. No era él la luz, sino el que daba testimonio de la luz. El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre, viniendo al mundo. En el mundo estaba; | el mundo se hizo por medio de él, y el mundo no lo conoció.

    Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron. Pero a cuantos lo recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre. Estos no han nacido de sangre, ni de deseo de carne, | ni de deseo de varón, sino que han nacido de Dios. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.

    Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Este es de quien dije: El que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo». Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo.

    A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.

050315_1834_Lectiodivin2.jpg

    En el Texto del “Prólogo” del Evangelio de San Juan, no es Jesús el que habla, ni se relata algún hecho de su vida, de modo semejante al resto de Evangelio. El evangelista, en lenguaje poético, nos habla de los orígenes de Jesús y de su venida hacia nosotros.

    Con profunda admiración y alegría, se nos dice que éste recién nacido no es otro que el Hijo de Dios hecho hombre, el Verbo, la Palabra misma de Dios que ha existido desde siempre, y que es el mismo Dios.

    En este Verbo omnipotente, en el Hijo Eterno del Padre, se encuentra la LUZ y la VIDA: la creación que Dios obra por su Verbo es un despliegue de luz y vida, que vencen a la oscuridad y la muerte.

    Contemplando todo lo que existe, podemos “escuchar a Dios”, que silenciosa pero maravillosamente nos habla por sus criaturas: el cielo estrellado; el amanecer y el atardecer; la majestuosidad del mar inmenso; la belleza de un paisaje nos hablan de que hay “Alguien” detrás, sin ninguna duda.

    Pero ante esta presencia, los hombres reaccionan de diversas maneras: Algunos, admirados de estas obras, las adoran como a dioses (Sol, Luna, estrellas)… Otros andan tan tristes y abatidos que ni siquiera levantan la cabeza para verlas. Si contemplasen la grandeza de la creación sólo por un momento, descubrirían que Dios les está hablando “el Verbo estaba en el mundo, pero el mundo no lo conoció”…     Pero Dios no renuncia a dialogar y compartir con nosotros, y nos habla de un modo aún más claro: “En distintas ocasiones y de muchas maneras habló Dios antiguamente a nuestros padres por los profetas. Ahora, en esta etapa final, nos ha hablado por su Hijo”.

    Al hacerse hombre débil como nosotros, el Verbo no dejó de ser lo que era: el Hijo de Dios y se hizo hombre para que el hombre comience a ser hijo de Dios. Al hacerse Él de nuestra raza, todos comenzamos a ser familiares de Dios.

    Así, pues, el Verbo de Dios nos habla nuevamente, clarísimamente, en nuestra lengua. Todos estamos invitados a acercarnos al pesebre, para ver al recién nacido. Su presencia tiene que hacernos reflexionar. En este Niño, Dios nos está diciendo que nos ama… y hasta dónde. Nos está pidiendo que salgamos de nuestro egoísmo y nuestra indiferencia, que nos abramos a Él y a los demás hombres. Nos invita a todos a ser la familia de los hijos de Dios.


050315_1834_Lectiodivin3.jpg

  • ¿Qué más puede hacer Dios para llegar a tu corazón? Jesús quiere ser reconocido hoy en los débiles en los necesitados y marginados. Gracias a su nacimiento los hombres somos hermanos y participamos de Dios porque Él mismo participa de nuestra naturaleza.
  • “Jesús es el rostro de la misericordia del Padre. El misterio de la fe cristiana parece encontrar su síntesis es esta palabra. Ella se ha vuelto viva, visible y ha alcanzado su culmen en Jesús de Nazaret”.
  • Jesús Niño te habla. ¿Qué te dice?, ¿qué le respondes?
  • Jesús Niño te llama. ¿Qué quiere de ti?, ¿acudes? ¿Le vuelves la espalda? ¿Estarás siempre con Jesús?
  • Jesús te regala. ¿Qué te da? El se da todo a ti. Y tu ¿qué Le das? ¿Te entregas sin reservas?

050315_1834_Lectiodivin4.jpg

  • Ora con la canción Madre de la Luz.

María tu eres Madre de la Luz /Lámpara encendida
Fuego Luminoso / Que ofrece a Jesús.

El es Luz del Mundo /Tú su portadora
El reflejo vivo / Lo das a tus Hijos
Tu, antorcha nueva / Fuego inapagable
Luz que es plena Vida / Amor de Dios inagotable
.

Llévanos Oh Madre / A regiones Nuevas
Donde el fuego arde / Y la paz recrea
Llévanos Oh tú / Madre de la Luz
Al encuentro vivo / Al mirar profundo
Al abrazo amigo / Con tu Primogénito, Cristo Jesús.

Las noches son fuertes / Oscuras y densas
Muchas son tinieblas / Marcha con nosotros
Madre de la luz / Y tendremos siempre
Aurora de Vida / Encuentro Divino
Espíritu Nuevo / En tu Sol Jesús.

050315_1834_Lectiodivin5.jpg

  • La Navidad es una fiesta que nos recuerda el amor de Dios. Hoy es posible vivir su verdadero contenido. Para ello es necesario recuperar el origen auténtico de estas fiestas. Disfruta, descansa, celebra…, pero recuerda lo que festejamos
  • Dios nos muestra su rostro débil y vulnerable que irradia paz y ternura. Alégrate porque Dios es más cercano, más bueno y más entrañable que todas las imágenes tristes que tengas de Él.
  • Probablemente ya has enviado tus felicitaciones navideñas a los familiares y amigos. Es bueno que quieras la felicidad de los que te rodean, pero podrías felicitar también a otras personas que no recibirán felicitación alguna o vivirán una Navidad triste, por ausencia de algún ser querido o por alguna circunstancia que estén viviendo.
  • las Navidades son días de buenos deseos e intercambio de regalos. Ten algún detalle con tus seres queridos, pero recuerda también a quienes estos días sentirán con más crudeza su soledad, su vejez, su enfermedad o su miseria. ¿Por qué no sales del círculo de tus familiares y amigos y tienes un detalle con quienes realmente lo necesitan? Puede que algunos no lo esperen, pero tú hazlo presente.
  • Conocerás y vivirás el sentido entrañable de estas fiestas si despiertas al niño que hay escondido en algún rincón de tu corazón. No te reprimas acércate al portal de Belén. Contempla y rézale al Niño Dios.

050315_1834_Lectiodivin6.jpg

  • En este día de Navidad agradece el amor del Padre por haberte enviado a su Hijo y repite agradecido “la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros”.
  • Procura acercarte a alguna persona que por distinta circunstancias lo esté pasando mal y trasmítele el mensaje de paz y esperanza de la navidad.
  • Pronto estrenaremos un nuevo año y siempre es posible el deseo de algo mejor. Concreta en estos días algo que puedes cambiar o mejorar en el nuevo año, bajo la dimensión de la Misericordia.

Secretariado de Catequesis de Cádiz y Ceuta

PINCHAR AQUÍ PARA ABRIR: HABITÓ ENTRE NOSOTROS