Misericordia es dar la vida. 2ª CATEQUESIS AÑO DE LA MISERICORDIA

OBISPO ZORNOZA CATEQUESIS MISERICORDIA

La segunda de estas catequesis, que se publica hoy, se centra en el amor, dando la vida y poniéndose al servicio de los demás.

Las catequesis estarán disponibles en la web especial del Jubileo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta (www.jubileocadizyceuta.com) así como en la oficial de la Diócesis y se podrá descargar en formato PDF y MP3 para facilitar su difusión entre todos los diocesanos.

Escucha la segunda Catequesis de la Misericordia

Descarga la segunda Catequesis de la Misericordia

Misericordia es dar la vida

“Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por los amigos” (Jn 15,13). Así lo hizo Jesús muriendo por nosotros, así descubrimos su mayor misericordia.

Quien se sabe amado y quiere corresponder a quien ama, le entrega su vida. “Obras son amores y no buenas razones”, dice el refrán.  ¿Hasta donde? ¿Cómo? La medida del amor es amar sin medida. La amistad es gratuidad, amor que no pide nada a cambio, amor total.

El amor infinito de Dios cuando entra en el mundo deja su rastro que es una entrega sin limite. “Jesús vivió su pasión y muerte, consciente del gran misterio del amor de Dios que se habría de cumplir en la cruz” (Misericordiae Vultus 7). “Como se puede notar, la misericordia en la Sagrada Escritura es la palabra clave para indicar el actuar de Dios hacia nosotros. Él no se limita a afirmar su amor, sino que lo hace visible y tangible. El amor, después de todo, nunca podrá ser una palabra abstracta. Por su misma naturaleza es vida concreta: intenciones, actitudes, comportamientos que se verifican en el vivir cotidiano. La misericordia de Dios es su responsabilidad por nosotros” (id. 8). Así se explica que el amor excesivo de Dios provoca en los que le aman el darse sin cálculos, sin previsiones, sin buscar la paga. Este es el amor cristiano. Solamente así se comprende la comunicación cristiana de bienes –como vemos en Cáritas y en tantas asociaciones que favorecen a los pobres–, en ejemplos particulares que resultan ser normales entre nosotros. Más aún, esta es la única explicación de los millares y millares de hombres y mujeres que se consagran a Dios dejando sus posesiones, sus familias y proyectos y se ponen al servicio de los más pobres del mundo; pero también explica la fidelidad de los matrimonios, los que sufren persecución, etc.

Sucede que el cristiano comprende que la entrega del Hijo de Dios por amor es el único culto razonable posible. Jesús ha inaugurado una nueva relación con Dios que deja atrás los sacrificios animales, porque lo que Dios quiere y consigue es la religión del amor, una entrega de corazón y por amor que es culto auténtico, el único valioso ante Dios.

Toda la vida es sagrada. Ha sido santificada porque ha sido sacrificada pues el amor del Señor lo hace todo sagrado (etimológicamente es “sacrum-fácere”), en cuanto que se ha ofrecido en sacrificio. Así también nuestra vida ofrecida en oblación es perfecta donación, es servicio y la mayor misericordia, de inmenso valor para Dios y útil para el prójimo. Así lo demostró el diácono San Esteban, el primer mártir que nos recuerda, inmediatamente después de celebrar el Nacimiento de Jesús, que la vida sin Él no tiene sentido y que se puede perder todo en esta vida menos su vida, pues es vivir para siempre, es gloria eterna para el hombre.

Los mártires son siempre el ejemplo del amor mayor, testigos inacabables de la misericordia infinita de Dios en el mundo. También los niños mártires inocentes masacrados por la primera de las persecuciones contra Jesús nos recuerdan la permanente batalla entre Dios y el maligno, la luz y las tinieblas; que “vino a los suyos y los suyos no le recibieron”. Pero la palma del martirio que abre paso a Jesús a su entrada en Jerusalén entre Hosannas es el símbolo de la victoria de la resurrección y del triunfo de cuantos son fieles a Cristo a lo largo de la historia, nuestros mejores hermanos, los auténticos testigos, los amantes más desprendidos, los más misericordiosos.

“Este es el día del Señor, es el tiempo de la misericordia” (Sal 123). Este tiempo es hoy, pues cada día actúa Dios y hoy debemos entregarle la vida. No nos faltan oportunidades para ser sus testigos y mostrar a todos su amor, su infinita misericordia. Dejémonos, pues, empapar por el agua y la sangre vivificante que brota del Corazón de nuestro Redentor, Jesucristo, el Rey de la Gloria en el sacramento del Bautismo y de la Eucaristía. Sí, las compuertas han sido abiertas para todos los hombres, para cada hombre y para el conjunto de la creación. Recuerda que hicimos profesión de fe renunciando al pecado y a las obras del maligno para ser testigos del la verdad y el amor que no pasa, proclamando que vale la pena amar hasta entregar la vida. Somos testigos de la Verdad, que es Amor Infinito. Nuestro tesoro es la misericordia y estamos a su servicio. “Si no tengo amor no soy nada” (. cf1Cor 13).

 

MATERIAL AÑO DE LA MISERICORDIA

PORTADA TEXTOS LARGOS-01

Descárgate el conjunto de TEXTOS PARA LA REFLEXIÓN así como el examen de conciencia de las obras de Misericordia preparados para este Año de la Misericordia en nuestra diócesis.

Consta de 10 temas, en los que se incluyen una serie de textos de la Palabra de Dios, puntos para la reflexión y la acción así como unas preguntas para el diálogo comunitario.

Incluye además un examen de conciencia que repasa las 7 obras de Misericordia Corporales y las 7 Espirituales.