DECRETO DEL CATECISMO “Testigos del Señor”

catecismo_testigos_senor_10_06_15

DECRETO CATECISMO “TESTIGOS DEL SEÑOR”. OBISPO DE CÁDIZ Y CEUTA

“Testigos del Señor”

A la atención de los sacerdotes, diáconos, religiosos, catequistas y padres:

Por Decreto de fecha 1 de junio pasado disponía nuestro Obispo, Don Rafael Zornoza, la implantación del Catecismo “Testigos del Señor”, en nuestra Diócesis para el curso pastoral próximo y, aunque son muchos los que ya lo conocen y valoran la importancia que tiene para la catequesis, incluida la preparación para recibir el Sacramento de la Confirmación; queremos destacar: … Seguir leyendo 

Orientaciones Diocesana para el Catecumenado Bautismo de Adultos

 

IMG_8667

Ante el hecho no infrecuente de la petición del bautismo por parte de personas adultas y la carencia de un “Servicio diocesano para el Catecumenado”, algunos párrocos han manifestado el deseo de que se ofrezcan unas orientaciones concretas y prácticas que ayuden a acompañar debidamente a las personas que piden recibir los sacramentos de la iniciación cristiana en edad adulta.

En su preparación se han tenido presentes las directrices oficiales de la Iglesia, en primer lugar el “Ritual para la Iniciación cristiana de Adultos” (RICA), el “Directorio General para la Catequesis” (DGC), las “Reflexiones y Orientaciones sobre La Iniciación cristiana” (IC) de la Conferencia Episcopal Española (27.11.1998) y las “Orientaciones pastorales para el Catecumenado” de la Conferencia Episcopal Española [OPC] (25 de febrero/1 de marzo 2002) .

En las presentes Orientaciones Diocesanas se tiene en cuenta sólo el acompañamiento de personas adultas no bautizadas, ya que la catequesis de niños no bautizados que solicitan el bautismo en edad escolar está contemplada y desarrollada suficientemente en el “Directorio Diocesano de Catequesis” (números 80-94). El tema de los adultos no bautizados sólo se menciona en el Directorio sin ser tratado de forma amplia y pormenorizada (números 50-52). De ahí que se hayan visto necesarias estas Orientaciones.

Nota:

  • Toda persona adulta que no haya recibido la Iniciación Cristiana en su  infancia, y desee recibir los Sacramentos de la Iniciación Cristiana: Bautismo, Confirmación y Eucaristía, debe ponerse en contacto con los sacerdotes de la parroquia de su localidad y solicitarlo.
  • Las parroquias que tengan personas adultas que hayan solicitado iniciar el catecumenado de adultos, deben ponerse en contacto con el Secretariado de Catequesis, a fin de fijar el itinerario adecuado para iniciar dicho catecumenado junto a otros catecúmenos a nivel diocesano.

PINCHAR AQUÍ PARA ABRIR: ORIENTACIONES DIOCESANAS PARA EL CATECUMENADO. 2014.    (formato interactivo)

Esquema de tiempo litúrgico-aspectos rituales-duración y evaluación- compromiso de vida cristiana en el catecumenado de adultos. 2014

NORMAS DIOCESANAS PARA LA CATEQUESIS. PUBLICADAS POR EL SR. OBISPO EN EL IX ENCUENTRO DE CATEQUISTAS.


NORMAS DIOCESANAS PARA LA CATEQUESIS

  1. Adultos no bautizados

Cuando un adulto no bautizado solicite ser preparado para llegar a ser cristiano y recibir los sacramentos de la iniciación, el párroco deberá comunicarlo al Secretariado de Catequesis, de donde recibirá las Orientaciones diocesanas indicativas para seguir el proceso de acompañamiento catecumenal de dicho candidato. Estas Orientaciones Diocesanas ya están disponibles y deberán, en cada caso, ser adaptadas a las posibilidades concretas del solicitante del Bautismo.

  1. Niños en edad escolar no bautizados

Estos niños, a partir de la solicitud hecha al párroco por sus padres, deberán ser incorporados a la catequesis infantil de su nivel, advirtiendo a su catequista de la situación en que se encuentran. Antes de recibir el bautismo, deberán recibir unas catequesis especiales sobre este sacramento, para acceder después, con sus compañeros, a la Primera Eucaristía.

  1. Iniciación cristiana infantil

La etapa de iniciación sacramental debe iniciarse al comenzar tercer curso de primaria y debe durar dos cursos. Antes de recibir el sacramento de la Eucaristía, recibirán las respectivas catequesis y celebrarán el sacramento de la Reconciliación.

En caso de hermanos, el mayor deberá esperar al más pequeño, de modo este adquiera el grado de madurez y de conocimientos necesario. Cuando un niño repita curso, se recomienda que continúe la catequesis con los niños con los que la comenzó.

El texto que debe usarse en la diócesis es el Catecismo “Jesús es el Señor“, que deberán adquirir y utilizar todos los niños.

  1. Formación de los catequistas

A los catequistas de esta etapa se les ofrecerá la formación a partir de la “Guía Básica” del Catecismo “Jesús es el Señor”. Deberán completar el uso de la “Guía” con el “Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica” según prevé la propia Guía.

  1. Catequesis de iniciación cristiana / Confirmación

Recibida la Primera Eucaristía, deben preverse tres cursos de catequesis a cuyo final será posible recibir el sacramento de la Confirmación.

Para esta catequesis, y en tanto no se publica el 2º Catecismo “Testigos del Señor“, pueden utilizarse los materiales actualmente en uso para la Poscomunión. Como material de formación de los catequistas de esta etapa, puede utilizarse el “Youcat“, así como el “Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica“.

Debe mantenerse la posibilidad de ofrecer estas catequesis, a los adolescentes y adultos que no completaron la Iniciación Cristiana

  1. Recomendaciones pastorales

Todas las parroquias y centros educativos católicos deben plantearse la instauración, para el próximo curso, de la etapa del “Despertar religioso”, a partir del 2º curso de primaria. En esta etapa, más importante que el trabajo con los niños es la orientación educativa y catequética de los padres.

Para esta etapa, está a disposición el libro “Los primeros pasos en la fe” (Edice); también puede utilizarse “Jesús es el Señor“, seleccionando los temas que se prevén en la “Guía“.

Un desarrollo eficaz de la catequesis de Iniciación Cristiana infantil demanda que se aborde sin demora en las parroquias la pastoral familiar. Puede ser el comienzo y la ocasión para una catequesis de adultos.

En el “Directorio Diocesano de Catequesis” puede encontrarse un desarrollo de todas las Normas y orientaciones que aquí se ofrecen. Para su puesta en práctica, las parroquias pueden contar siempre con el Secretariado Diocesano de Catequesis.

 

PINCHAR AQUÍ PARA ABRIR: NORMAS DIOCESANAS PARA LA CATEQUESIS 2013

PROPUESTAS DEL SECRETARIADO DE CATEQUESIS PARA EL AÑO DE LA FE


PROPUESTAS DEL SECRETARIADO DE CATEQUESIS

PARA EL AÑO DE LA FE

Principios generales:

DDC. 133. “De todos los elementos que integran la acción catequizadora de la Iglesia el más importante es, sin duda, el agente de esa acción: el catequista. Su presencia es insustituible. El Evangelio que la Iglesia anuncia en la catequesis se hace mensaje de vida en el pueblo cristiano por medio de la mente, del corazón, de la sensibilidad, de la palabra y de la vida de fe del catequista” (CF Introducción).

DDC.134. Siendo hoy tan necesario lograr una catequesis eficaz, la atención pastoral a sus agentes debe considerarse tarea prioritaria. Sólo si los catequistas son verdaderos creyentes y tienen una suficiente madurez de fe, podrá esperarse de ellos una correcta y válida transmisión de la fe.

DDC.136. La atención pastoral a los agentes de la catequesis se despliega en varias acciones:

  • la llamada o elección de miembros de la comunidad para confiarles el servicio de la catequesis; la Iglesia señala aquellas cualidades iniciales que deben tenerse en cuenta:
    • Las cualidades humanas necesarias son: gozar de una cierta madurez y equilibrio, de capacidad de relación y diálogo, de apertura al mundo y encarnación en su propia realidad humana y social; saber trabajar en equipo y con espíritu de colaboración.
    • Las cualidades iniciales que se piden en cuanto creyente: haber hecho una opción básica cristiana; estar iniciado de una forma elemental en la fe y en la vida cristiana; vivir en comunión cordial con la Iglesia y estar dispuesto a llevar adelante el proceso de maduración cristiana y eclesial.
    • Desde el punto de vista de la motivación: aceptar el ser catequista como tarea fundada en la condición de cristiano y al servicio de la edificación de la Iglesia (cf. CF 86).
    • Este modelo debe ser considerado como un “punto de llegada” de la acción pastoral con los catequistas, por lo que toda comunidad cristiana debe proveer los medios y esfuerzos necesarios para ir dando pasos hacia el logro de este ideal.

  • el ofrecimiento de una formación básica cristiana y de una formación específica para que puedan ser transmisores de la fe;
    • Por esta razón, es importante asegurar a aquellos que son llamados o elegidos para el servicio de la catequesis, una suficiente formación básica cristiana, sobre la que pueda después apoyarse la formación propiamente catequética.
    • El tiempo y el esfuerzo que se dedique a esta formación básica cristiana redundarán en beneficio de una mejor y más eficaz acción catequética posterior.
    • “Es necesario disponer de catequistas que se hayan encontrado personalmente con Jesucristo, lo hayan descubierto como el Salvador y den testimonio de él sin ambages ante niños, jóvenes y adultos” (Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2002 2005, 34) (ICNNB 58).