El voto de los más vulnerables

El voto de los más vulnerables

Carta semanal. 11 de abril de 2019

    He tenido que asistir al último adiós de personas muy queridas a lo largo de mi vida, constatando siempre cómo la muerte es un trance cuyo desenlace dispara todas tus últimas preguntas que, sin embargo, te han acompañado siempre desde que tuviste conciencia y razón de las primeras que te hiciste cuando eras todavía un niño. Ese momento final que llamamos muerte, forma parte de eso que llamamos vida en su epílogo biográfico último, tengamos la edad que tengamos.

    Todas las religiones con sus diversas teologías, todas las filosofías y antropologías con sus distintos portes culturales, han tomado postura ante ese dato biológico en el que el afecto y el sentimiento con sus emotividades nobles, la fe con sus creencias y esperanzas, la economía con sus presupuestos, la política con sus oportunidades, se posicionan de modo inevitable ante ese momento que nos afecta a todos los mortales.
Sigue leyendo

Carta semanal Monseñor Sanz Montes. Arzobispo de Oviedo.



Sacudirnos las inercias

Carta semanal. 14 de marzo de 2019

    No tiene modo de parar la ruleta de la vida. El torbellino de las horas no sabe de minutos más largos más allá de los sesenta segundos que los llenan cada día. Y así, avanzamos sin que nada pueda detener lo que de suyo es imparable. Pero, hay momentos en los que nos da la impresión de que estamos en un bucle repetitivo que nos hace cansinos de tanto volver a escenarios tan demasiados conocidos, que terminan por no decirnos nada de tantas veces vistos ya. Hace tiempo que dejó de conmovernos lo que creemos haber oído, lo que nos parece que hemos visto, juzgando que es lo de siempre, más de lo mismo, algo sin interés ninguno que acaba por cansarnos hasta el hastío.
Sigue leyendo

Carta semanal Monseñor Sanz Montes. Arzobispo de Oviedo.



El atrio, la plaza y el templo

Carta semanal. 21 de febrero de 2019

    Nada menos que cincuenta y seis personas, en su mayoría jóvenes, han dado comienzo también este año al catecumenado cristiano para adultos. Se trata de gente que no fueron bautizados, o que siendo bautizados no han tenido luego vida cristiana en su biografía personal. Estamos ante algo que empieza a ser frecuente. Que ese cristianismo sociológico de quien se hace cristiano por inercia, va dejando paso a un cristianismo que responde a la convicción de las familias realmente cristianas, o fruto de un encuentro personal con el Señor, a veces a través del testimonio cristiano de los creyentes.
Sigue leyendo

El corazón vulnerable de Dios. MONSEÑOR JESÚS SANZ. ARZOBISPO DE OVIEDO

El corazón vulnerable de Dios

Carta semanal. 7 de junio de 2018

    Cada día tiene su afán. Y cada mes, a veces, tiene su mensaje. Junio nos acerca una página entrañable de la vivencia cristiana. Llevamos como sabemos y también como podemos, las fatigas y pesares que tantas veces nos afligen en la vida. Son todos los nombres que tienen los límites que nos generan sufrimiento, incertidumbre, cansancio y desesperanza. Es la humana condición y cada generación ha vivido su elenco de dolores que ponen a prueba nuestra confianza.
Sigue leyendo

De la política y la caridad. MONSEÑOR JESÚS SANZ. ARZOBISPO DE OVIEDO

 

Carta del diablo: de la política y la caridad

Carta semanal. 31 de mayo de 2018

Tiene hambre nuestro satisfecho mundo. Ahíto de tanto como engulle no acierta luego en la dieta que le devuelva su más “prestosa” figura. Pero cabe decir lo que dice el adagio irónico: “dadme un poco de hambre, que me estoy muriendo de pan”. El problema viene cuando lo que consumimos de tantos modos no responde en nosotros, a la verdadera necesidad. No por ello dejamos de tragar lo intragable, por inercia, sin ser siquiera conscientes del chantaje de quienes quieren de tantos modos domesticarnos.
Sigue leyendo

Vialucis, alumbrar sin ser cegados. . MONSEÑOR JESÚS SANZ. ARZOBISPO DE OVIEDO


Vialucis, alumbrar sin ser cegados

Carta semanal. 10 de mayo de 2018

    De luz en luz, como quien se asoma a ventanales por donde el sol se cuela sin que haya filtros censuradores que eclipsan la vida. Así, de luz en luz, estuvimos hace unos días en el arciprestazgo de Siero haciendo una celebración pascual. Tantas veces lo hemos hecho con la Santa Misa, verdadero culmen de nuestro memorial cristiano en donde recordamos de Jesús lo más grande que Él nos dejó con su presencia resucitada que se parte y se reparte como un pan tierno y un vino generoso que son su Cuerpo y su Sangre. Pero en esta ocasión no hicimos así, sino que hicimos un vialucis.
Sigue leyendo

La vida… ese frágil y preciosos regalo. MONSEÑOR JESÚS SANZ. ARZOBISPO DE OVIEDO


La vida… ese frágil y precioso regalo

 

Carta semanal. 5 de abril de 2018

    No cabía tanta vida en aquella oquedad de la muerte. Y reventó su tiniebla, siendo imparable que la luz entrase por cada rendija. De par en par, la piedra cedió el paso no a la vida de antes, no a la mortalidad precedente, sino a la vida nueva que a eternidad sabía. Así fue el triunfo de Jesús resucitado sobre su muerte y sobre la mía.

    Es lo que celebramos los cristianos en estos cincuenta días de pascua. Ponemos en nuestros labios un canto que tiene como estribillo y estrofa un aleluya que no acaba en su agradecimiento conmovido por tamaña gracia. La vida es así acariciada, abrazada, respetada y defendida, porque hemos aprendido a mirarla con los ojos benditos de quien asomado a ella le dio su aliento vital, su bondad primera, su más íntima belleza.
Sigue leyendo