VIERNES SANTO. –C- Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

VIERNES SANTO.

CRUZ BENDITA.

Contemplar la cruz con el corazón de María, con los sentimientos de San Juan y con la profunda conversión de la Magdalena.

María junto a la cruz, que nos sugiere la liturgia que se cante un canto que nos lo recuerde, expresa el carisma mariano de la Iglesia, de acogida, de ternura, de misericordia de responder ante el mal para vencerlo con el bien.
Sigue leyendo

JUEVES SANTO. –C- Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

JUEVES SANTO.


LA LÓGICA DEL DON.

Los regalos del Corazón de Jesús nos recuerda el jueves santo y cada día en la lógica del don.

El regalo de la Eucaristía, del sacerdocio, del amor fraterno y del lavatorio de los pies, es un canto a la locura del amor de Dios que se ha entregado como don hasta la muerte y una muerte de cruz.
Sigue leyendo

V Domingo CUARESMA. –C- Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

V Domingo de Cuaresma.

ESCRIBÍA SOBRE LA ARENA.

Jesús va de Betania a Jerusalén y después de la oración, de madrugada, va al templo. Le traen a una mujer sorprendida en flagrante adulterio.

Todos contra ella menos Jesús que siempre acoge y perdona. Nadie la mira. No les interesa nada de lo que hay en su corazón. Le preguntan, para que se “moje”, sobre el pecado que Moisés, citando la Ley, manda apedrear. Los fariseos quieren, a toda costa, sin escucharla y sin mirarla, comenzar a tirar piedras. Jesús calla y escribe sobre la arena.
Sigue leyendo

III Domingo CUARESMA. –C- Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

III Domingo de Cuaresma.

CONVERTIRSE ES VIVIR

Caminando hacia la Pascua se nos vuelve a insistir en la necesidad de convertirse para no perecer.

La conversión en la Sagrada Escritura tiene como dos pulmones por donde respirar y hacer que el Corazón se transforme en sintonía con el Corazón de Cristo.
Sigue leyendo

II Domingo CUARESMA. –C- Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA.

     Lc 9,28-b-36.

Pasión camino hacia la resurrección.

Hoy tendemos a visibilizar nuestra vida, nuestras convicciones, nuestras conductas, en la versión de la Transfiguración lucana que nos ayuda a poner el acento en ser transfigurados, ser vidriera a través de la cual pase la luz del amor de Dios. No somos solos nosotros protagonistas de nuestra vida y nuestra historia. Contamos siempre con el Señor.
Sigue leyendo