DOMINGO XXVIII T.O. Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

DOMINGO XXVIII DEL TIEMPO ORDINARIO

FIESTA

Ser cristiano es ser invitado por el Padre a vivir en la continua fiesta del Amor de su Hijo, de su entrega a la humanidad, a las bodas de su Hijo Jesús con la humanidad.

Parece desconcertante la postura de los invitados: ¿Cómo no aceptar la invitación del rey a la fiesta de su hijo? ¿Tendríamos motivos para quedarnos fuera de la fiesta? Sería algo inimaginable. Tan extraño como posible.
Sigue leyendo

DOMINGO XXVII T.O. Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

DOMINGO XXVII DEL TIEMPO ORDINARIO

FRUTOS

Esta parábola de los viñadores homicidas es la única parábola donde Jesús narra su pasión con todo tipo de detalles. Es la pasión contada por el protagonista.

No se puede entender la vida de Jesús sin su muerte, sin su pasión y sin su resurrección, sin la pasión por su viña, que es Israel, que es la Iglesia, que es toda la humanidad, que somos cada uno de nosotros.
Sigue leyendo

DOMINGO XXVI T.O. Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

DOMINGO XXVI DEL TIEMPO ORDINARIO

PROSTITUTAS

El Señor es siempre bueno y es siempre desconcertante porque nos introduce en la lógica del don del Amor, de la coherencia que tanto nos cuesta. Estos dos hijos representan dos actitudes del corazón humano ante el amor de Dios. Reaccionan de distinta manera. Uno dice alegremente que sí, pero la dificultad del camino le hacen vivir y decir en la práctica que no. El otro, quizás basándose en que miraba demasiado sus propias fuerzas, dice que no. En el fondo, partía de su propia realidad de pecados. Pero al final vive el “Todo lo puedo en Aquel que me conforta” y fue un sí porque cumplió con la voluntad del Padre. Quizás, contando con su propia pobreza de alma para seguirlo cumpliendo su voluntad. Se confió plenamente a sus planes y, al final, el Señor alabó el que partiendo de su propia pobreza se lanzó a cumplir la voluntad de Dios y a saber que nadie ni nada nos podrán quitar el Amor de Jesús. Sin ese Amor de Cristo no podemos cumplir su voluntad. Nuestra vida está siempre envuelta en nuestra respuesta a Cristo, donde nos jugamos todo.
Sigue leyendo

DOMINGO XXV T.O. Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

DOMINGO XXV DEL TIEMPO ORDINARIO

VIÑA

El Señor en su amor a la viña, que es el pueblo de Israel, que es la Iglesia, que somos cada uno de nosotros, es claro y patente. Precisamente el profeta Isaías en el capítulo 5 canta el amor del Señor por su viña. Esa viña es el pueblo de Israel, es la Iglesia, somos cada uno de nosotros, que estamos llamados a dar fruto abundante.
Sigue leyendo

DOMINGO XXIV T.O. Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

DOMINGO XXIV DEL TIEMPO ORDINARIO

Mt. 18, 21-35

SETENTA

El tema del perdón, de la Misericordia del Señor siempre nos interpela, asombra y hasta nos pone contra la pared. ¿Cuántas veces hay que perdonar? Es la pregunta del millón. Muchos consideran que tiene que haber tasas en el perdón, rebajas e incluso venganzas muy bien camufladas de justicia. A los hechos continuos de nuestra sociedad me remito.
Sigue leyendo

DOMINGO XXII T.O. Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

DOMINGO XXII DEL TIEMPO ORDINARIO

ABNEGACIÓN

La vida cristiana cuando se vive afirmando todas las verdades y se armonizan unas con otras, siempre nos ayuda a ser capaces de vivir aspectos que pueden parecer contradictorios y, sin embargo, son complementarios. Si se viven en el Espíritu del Señor, como por ejemplo ser exigente y ser misericordioso, estar en el mundo pero sin ser del mundo, negarse a sí mismo y a la vez vivir una vida plena, uno se da cuenta de que todo lo armoniza y equilibra el Amor de Dios.
Sigue leyendo