BAUTISMO DEL SEÑOR. –C- Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

EL BAUTISMO DE JESÚS

Lc. 3, 15-16, 21-27

JESÚS SE BAUTIZÓ

¿Sabes el día de tu Bautismo? No me refiero a tu cumpleaños, cuando naciste a la vida como un don de Dios, sino cuando naciste a la nueva vida, que nos ha traído Jesús y que nos hace hijos de Dios, miembros de la Iglesia, la gran familia. ¿Celebras tu Bautismo?

Jesús, se bautizó en un bautismo general. Todos destacan que el Padre llama a Jesús “su Hijo Amado, su Predilecto” y es en quien se complace.

Lucas, destaca que la teofanía que se da en el Jordán donde habla el Padre, Jesús acoge su realidad, desde siempre, de ser Hijo Amado y el Espíritu Santo, en forma de paloma, es el que tiene como misión el que vivamos nuestro Bautismo.

Lucas, destaca que esta manifestación de la Trinidad tiene lugar en la oración de Jesús “cuando en el Jordán el Señor ora”. Es muy del Evangelio de Lucas, Evangelio de la Misericordia, del perdón, del evangelizador, de la oración.

Mirando a Jesús en el Jordán, tres claves nos lanzan a vivir nuestro Bautismo que nos transmiten los sentimientos del Corazón de Cristo.

El Bautismo es vivir la vida de la Trinidad en nosotros. EL Padre nos llama “hijos amados”, el Hijo nos llama a vivir unidos a Él, esto es la santidad y el Espíritu Santo, como Señor y Dador de vida es el artífice de nuestra santidad a través der sus dones y sus frutos.

El Bautismo nos llama a evangelizar, a no quedarnos sólo en nosotros mismos, sino a ir por el mundo a proclamar la Buena Noticia para los que sufren.

Jesús, con su profunda humildad evangeliza y nos lanza a vivir evangelizando desde nuestra vida a través de signos pobres.

Por último, el Bautismo de Jesús, que cierra el ciclo de Navidad, nos introduce en que hay que seguir caminando hacia el misterio pascual de Cristo muerto y resucitado.

Jesús, no se queda a vivir ni en el desierto, ni en el Jordán. Son claves en su descubrimiento de su ser Mesías, de Hijo de Dios, para ser llamados a vivir transformando el mundo según el Corazón de Dios donde el Señor cuenta con nosotros, con nuestra vida, con nuestra santidad, para vivir la auténtica santidad que brota de la unión con el Señor en nuestro Bautismo.

Jesús se bautizó

+Francisco Cerro Chaves

Obispo de Coria-Cáceres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s