Lectio divina BAUTISMO DEL SEÑOR. 2019. -C- Lucas 3,15-16, 21-22

Lectio divina

Bautismo de Jesús. Ciclo C

Lc 3, 15-16, 21-22

13 Enero 2019

Gracias, Señor, por el agua que brotó

y fue usada el día de mi bautismo.

Gracias por el sacerdote que ungió mi pecho

y mi cabeza para la fortaleza de mi ser.

Te pido, me mires con misericordia,

me lleves como a tu Hijo a cumplir tu voluntad

y me envíes tu Santo Espíritu

para vivir siempre en la verdad.

Que pueda estar siempre confiado

en tu mano paternal que me sostiene

a cada instante de la vida

incluso cuando más silencio haya entre nosotros.

¡Gracias, Señor, por el bautismo!

TEXTO BÍBLICO Lc 3, 15-16, 21-22

 

En aquel tiempo, el pueblo estaba en expectación y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías. Él tomó la palabra y dijo a todos:

Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego.

En un bautismo general, Jesús también se bautizó. Y, mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre él en forma de paloma, y vino una voz del cielo:

Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto.

Y así llegó el día, el fruto maduro, el tiempo del estreno. Pero este Jesús hombre-Dios, tampoco ahora realizará algo espectacular para dar comienzo a su ministerio…Como uno más de aquel pueblo, como uno más entre aquellos pecadores, como uno más de aquellos que oraban al Dios buscado.

Aparentemente nada especial, pero allí estaba todo en esa triple solidaridad de Dios que se une sin ceremonias a un pueblo, que aparece como un pecador, que tiene necesidad de orar. Y triple será también la respuesta del Padre: abrirá los cielos, bajará el Espíritu, se escuchará la confesión de un amor predilecto.

Por Jesús, en la fila común como uno de tantos, podemos entrar en la morada de Dios, que El abrió para nosotros. Por Jesús, en la fila de los pecadores, el pecado no será la última palabra que nuestra vida podrá escuchar como algo fatal y sin salida. Por Jesús, en la fila de los que buscan a Dios para orarle y escucharle, descenderá el Espíritu como en el día primero de la creación, transformando todos nuestros caos en belleza y armonía.

Nosotros, hermanos y discípulos de tal Señor, estamos llamados a hacer cola también, en la comunión solidaria con todos los hombres. Los cristianos también queremos ponernos en la fila. En la espera de que algo nuevo que cada día nace, pueda abrirse para todos los hombres los cielos de la luz y de la vida, y su Espíritu nos llene con su fuerza, y su Padre anuncie sobre nosotros el final de todos los lutos y orfandades, porque también cada hombre y cada mujer, somos en Jesús, amados predilectos de un Dios que nos enseña a ser humanos. (Jesús Sanz Montes)

  • El Evangelio nos presenta a Jesús, en las aguas del río Jordán, en el centro de una maravillosa revelación divina: «Cuando todo el pueblo era bautizado, también Jesús fue bautizado, mientras oraba… “Tú eres mi Hijo, el amado; en ti me complazco”». De este modo Jesús es consagrado y manifestado por el Padre como el Mesías salvador y liberador. (Papa Francisco)
  • ¡Pensemos a qué dignidad nos eleva el Bautismo! «Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!». Tal estupenda realidad de ser hijos de Dios comporta la responsabilidad de seguir a Jesús, el Siervo obediente, y reproducir en nosotros mismos sus rasgos, es decir: es decir, mansedumbre, humildad y ternura. (Papa Francisco)
  • Sin embargo, esto no es fácil, especialmente si entorno a nosotros hay mucha intolerancia, soberbia, dureza. ¡Pero con la fuerza que nos llega del Espíritu Santo es posible! El Espíritu Santo, recibido por primera vez el día de nuestro Bautismo, nos abre el corazón a la Verdad, a toda la Verdad. (Papa Francisco)
  • El Espíritu empuja nuestra vida hacia el camino laborioso pero feliz de la caridad y de la solidaridad hacia nuestros hermanos. El Espíritu nos dona la ternura del perdón divino y nos impregna con la fuerza invencible de la misericordia del Padre. No olvidemos que el Espíritu Santo es una presencia viva y vivificante en quien lo acoge, reza con nosotros y nos llena de alegría espiritual. (Papa Francisco)
  • Hoy, fiesta del Bautismo de Jesús, pensemos en el día de nuestro Bautismo. Todos nosotros hemos sido bautizados. Festejar este día significa reafirmar nuestra adhesión a Jesús, con el compromiso de vivir como cristianos miembros de la Iglesia y de una humanidad nueva, en la cual todos somos hermanos. (Papa Francisco)

Gracias, Señor, por el sacramento del bautismo

que nos hace hijos tuyos por medio del agua

que riega y fecunda con tu gracia,

y por el Espíritu que enriquece con tu vida

hasta hacer que seas tú quien vive en nosotros

y que tu amor nos posea para siempre.

Gracias Jesús por la fe

que nuestros padres y antepasados nos transmitieron,

que hagamos crecer en nosotros esa luz de la fe.

Enséñanos a conservar sin mancha tu misma vida

hasta la vida eterna.

Queremos, Señor, llevar con garbo la dignidad

de ser hijos tuyos, hijos amados,

queremos sentirnos miembros activos

y corresponsables de tu Iglesia.

Ayúdanos a activar nuestro bautismo,

a tomarlo en serio,

a realizar la misión que nos has encomendado de servir,

de anunciar y construir el Reino.

Gracias por nuestro bautismo

y por el amor que nos tienes.

  • Dios nos da en Cristo la garantía de un amor indestructible. Desde que el Verbo se hizo carne es posible ver el cielo abierto. Fue posible para los pastores de Belén, para los Magos de Oriente, para el Bautista…Y es posible también para cada uno de nosotros, si nos dejamos invadir por el amor de Dios, que nos es donado por primera vez en el Bautismo. ¡Dejémonos invadir por el amor de Dios! ¡Éste es el gran tiempo de la misericordia!!
  • A veces, la voluntad de Dios se carga de una niebla de misterio. Nadie esperaba que Cristo, el Hijo de Dios, se acercara al pobre profeta Juan, para ser bautizado. Incluso el mismo Bautista intentó impedírselo. Pero cuando el Maestro pide, hay que saber bajar la cabeza…
  • Los slogans de nuestro mundo, proclamando la era de la libertad a toda costa, no han hecho sino esclavizar al hombre a sus propios caprichos y tendencias desordenadas. Nunca el hombre ha estado tan atado por las cadenas de su soberbia, de su ira, y avaricia… El Maestro por el contrario, proclama la libertad del espíritu humillándose ante el profeta, a quien dice: “conviene que sea así”.
  • “Éste es mi Hijo amado…” Jesús es el amado del Padre porque se ha ofrecido para la salvación de los hombres, reparando el pecado de Adán. Nunca comprenderemos que todo un Dios sea engendrado en el vientre de una mujer, hasta hacerse creatura, hombre.
  • Cristo no presume de ser Dios, y tenerlo todo, sino de ser manso y humilde. Y de hecho, la imagen de su muerte elegida por los profetas, será la de un manso cordero llevado al matadero… El hombre humilde es pacífico y paciente. Vive confiando en la Providencia del Padre. No se engríe en los éxitos, ni se desespera en los fracasos. Porque sabe que Dios vela a su lado, y que nunca, nunca, nunca le va a dejar solo.


  • Vuelve a leer el texto, aunque ya lo conozcas desde hace tiempo. ¿A qué te invita?
  • La fe de María, de los apóstoles, de los mártires… ha llegado hasta ti a través del Bautismo. También tú tienes que pasar la luz de la fe a otros.
  • Siéntete interpelado por la actitud de Jesús que se entrega al coloquio con el Padre en la oración.
  • En los momentos de dificultad, de desánimo… toma conciencia de que el Padre te dice: “tú eres mi hijo amado, en ti me complazco”. Y vive con esa dignidad, con ese sentido.
  • “y vino una voz del cielo: Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto”. No esperes llamadas telefónicas o por redes sociales de Dios, para decirte lo mismo. Él te sigue hablando y diciendo lo mismo a través de todas las personas que te rodean. Se portavoz de Dios para tantas personas que viven sin saber que son hijos amados de Dios, predilectos.

 

Como uno más

Secretariado de Catequesis de Cádiz y Ceuta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s