DOMINGO XIV DEL T. O. Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

DOMINGO XIV DEL TIEMPO ORDINARIO

DESCANSO

Este texto de Mateo lo llamo siempre y lo he bautizado como el texto del descanso del Corazón. Sin embargo, son pocos los que aciertan a encontrar la sabiduría del Evangelio que nos lanza Jesús.

Todos nuestros agotamientos brotan del corazón herido por el egoísmo, por el inútil esfuerzo de querernos salir, siempre, con la nuestra. Ante ello Jesús nos habla de un corazón manso y humilde y nos dice que el descanso auténtico hunde sus raíces en la humildad, en no tener un corazón ambicioso, en como dice el Salmo 130 “acallo mis deseos, como un niño en brazos de su madre”.

Cuántos cuando vuelven de las vacaciones vuelven agotados, cansados, agobiados. Me decían mis amigos: Siempre nos venimos del veraneo unos días antes para descansar del agotamiento del descanso del verano. ¿Qué ocurre? ¿Es una exageración?

Uno no puede hacer nada, pero no descansa porque lo que nos agota es no encontrar la paz, el sosiego, el gozo. Alguien me decía que sus mejores días de descanso eran en el retiro que hacía de semana en el Centro de Espiritualidad ¿Qué ocurría en esos días? Que descansaba porque adquiría un corazón manso y humilde capaz de descansar en la paz.

Jesús nos promete un descanso, pero no bebiendo del agua superficial que no suele ser buena y que tiene muchas impurezas. El nos promete descansar profundizando en un agua que salta hasta la vida eterna, en las profundidades del corazón donde la paz se hace inmensa como la alegría de ser amado, como no tener amor propio, egoísmo y vivir en el abandono del verdadero amor.

No descansa nunca el que se aferra a su dinero, a la seguridad del último cheque, al poder de quien cree que tiene todo asegurado. Descansa quien ha conocido el Amor de Dios y es capaz de compartir y abrirse a su infinita misericordia. Descansa quien ama desde su pobreza y quiero conectar con las aguas profundas de la mansedumbre y humildad del Corazón.

Se agota como el que sueña con aguas superficiales que enseguida se secan porque hunde la paz, el sosiego y el descanso, en el propio yo tan vulnerable a todo.

Jesús nos propone como modelo de descanso su Corazón manso y humilde, tan sencillo y tan bueno que es nuestro auténtico descanso siempre, siempre.

DOMINGO XIV T.O. DESCANSO

 

+ Francisco Cerro Chaves

Obispo de Coria-Cáceres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s