Lectio divina. DOMINGO VI PASCUA -A- Juan 14,15-21

Lectio divina

Domingo VI de Pascua. Ciclo A

Jn. 14. 15-21

21 Mayo 2017

Lámpara es tu Palabra para mis pasos,

Luz en mi sendero.

Tu Palabra es la Luz.

Yo guardaré tus justos mandamientos.

Señor, dame vida, según tu promesa.

Mi vida, Señor, está en peligro,

pero no olvido tu voluntad.

Inclino mi corazón a cumplir tus leyes,

Tú la alegría de mi corazón.

TEXTO BÍBLICO Jn. 14. 15-21


    Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre que os dé otro Paráclito, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad.

    El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis, porque mora con vosotros y está en vosotros.

    No os dejaré huérfanos, volveré a vosotros. Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis y viviréis, porque yo sigo viviendo.

    Entonces sabréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí y yo en vosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ese me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo también lo amaré y me manifestaré a él».


Jesús propone un extraño modo de comprobar el amor verdadero hacia su Persona: guardar sus mandamientos, es decir, todo lo que su Palabra y su Persona han ido desvelando de tantas formas. No se trata de un “código de circulación” ética o religiosa, sino un modo nuevo e integral de vivir la existencia ante Dios, ante los demás, ante uno mismo.

    Muchos vieron y escucharon al Maestro en su andadura humana, y tantos de ellos no entendieron nada. Era necesario que este nuevo modo de vivir la existencia, naciera de lo Alto, del Espíritu, como explicará el mismo Jesús en otra noche de confidencias al inquieto Nicodemo.

Por eso el Señor, tras haber dicho a los más suyos que amarle y guardar sus mandamientos es la fidelidad cristiana, les prometerá el envío de ese Espíritu. …Para entender a Jesús hay que amarle, pero sólo ama quien no censura ninguno de los factores que componen la vida y la palabra de la persona amada.

…El cristiano que anuncia a Jesús, más que demostrar a su Señor, lo que sencillamente hace es mostrarle. Porque la razón de nuestra esperanza es un anuncio sencillo y fuerte de lo que nos ha sucedido: la oscuridad, la indiferencia, la violencia, el pecado y la muerte, han sido desplazadas y arrancadas en nosotros por el paso liberador de la Pascua de Jesús en nuestra vida.

Y esa liberación que nos ha sucedido a nosotros deseamos que suceda también absolutamente a todos. Los mandamientos cristianos son vivir la vida de Jesucristo por la fuerza del Espíritu de la Verdad. Predicamos a Cristo siendo testigos de la luz, de la misericordia, de la paz, de la gracia y de la vida que ha acontecido y acontece en nosotros tras el encuentro con Él. Él es nuestra regla y nuestra ley.

  • «Si me amáis, guardaréis mis mandamientos; y yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre». Aquí se nos revela el corazón orante de Jesús, su corazón filial y fraterno. Esta oración alcanza su cima y su cumplimiento en la cruz, donde la invocación de Cristo es una cosa sola con el don total que él hace de sí mismo, y de ese modo su oración se convierte en el sello mismo de su entrega en plenitud por amor al Padre y a la humanidad». (Benedicto XVI).
  • Jesucristo en este pasaje nos habla con mucha intimidad y claridad. Amar al Señor significa cumplir sus mandamientos, pues el amor auténtico se manifiesta en las obras. El Señor conoce nuestras debilidades humanas y por eso nos vivifica y ayuda con el don del Espíritu Santo. Quienes aman a Dios tienen la gracia de reconocer sus manifestaciones de amor en la sencillez y simplicidad de la vida cotidiana. (Benedicto XVI).
  • La misión del Espíritu Santo consiste en generar armonía y obrar la paz en situaciones diversas y entre individuos diferentes. La diversidad de personas y de ideas no debe provocar rechazo o crear obstáculos, porque la variedad es siempre una riqueza. (Papa Francisco).
  • En la Iglesia de Jesús necesitamos urgentemente una calidad nueva en nuestra relación con él. Necesitamos comunidades cristianas marcadas por la experiencia viva de Jesús. Todos podemos contribuir a que en la Iglesia se sienta y se viva a Jesús de manera nueva. Podemos hacer que sea más de Jesús, que viva más unida a él. ¿Cómo? (Papa Francisco).
  • Jesús habla de una experiencia nueva que hasta ahora no han conocido sus discípulos mientras lo seguían por los caminos de Galilea: «Sabréis que yo estoy con mi Padre y vosotros conmigo». Esta es la experiencia básica que sostiene nuestra fe. En el fondo de nuestro corazón cristiano sabemos que Jesús está con el Padre y nosotros estamos con él. Esto lo cambia todo. (Papa Francisco).
  • Esta experiencia está alimentada por el amor: «Al que me ama…yo también lo amaré y me revelaré a él». ¿Es posible seguir a Jesús tomando la cruz cada día, sin amarlo y sin sentirnos amados entrañablemente por él? ¿Es posible evitar la decadencia del cristianismo sin reavivar este amor? ¿Qué fuerza podrá mover a la Iglesia si lo dejamos apagar? ¿Quién podrá llenar el vacío de Jesús? ¿Quién podrá sustituir su presencia viva en medio de nosotros? (Papa Francisco).

Dame, Señor, ojos nuevos para ver la novedad

de tu Espíritu que habita en cada tiempo y lugar.

Para descubrir la vida que late y quiere brotar…

Dame, Señor, ojos nuevos para mirar más allá.

Para descubrir tus signos de esperanza y de verdad

en estas gentes sencillas, en esta dificultad…

Para contemplar la vida por dentro, en profundidad,

para que brille en mis ojos tu mirada de bondad.

Danos, Señor, ojos nuevos, gafas, corazón quizá,

podrá ser todo lo mismo pero desde tu mirar…

se encenderán otras luces y ya nada será igual.

  • Jesús habla del Espíritu y lo llama “el Espíritu de la verdad”… Este “Espíritu de la verdad”… “vive con nosotros y está en nosotros”. Es aliento, fuerza, luz, amor… que nos llega del misterio último de Dios. Lo hemos de acoger con corazón sencillo y confiado.
  • Este “Espíritu de la verdad” no nos convierte en “propietarios” de la verdad… Viene para no dejarnos huérfanos de Jesús, y nos invita a abrirnos a su verdad, escuchando, acogiendo y viviendo su Evangelio.
  • Este “Espíritu de la verdad” no nos hace “guardianes” de la verdad, sino testigos. Nuestro quehacer no es disputar, combatir ni derrotar adversarios, sino vivir la verdad del Evangelio y “amar a Jesús guardando sus mandatos”.
  • Este “Espíritu de la verdad” está en el interior de cada uno de nosotros defendiéndonos de todo lo que nos puede apartar de Jesús. Nos invita abrirnos con sencillez al misterio de un Dios, Amigo de la vida. Quien busca a este Dios con honradez y verdad no está lejos de él.
  • Este “Espíritu de la verdad” nos invita a vivir en la verdad de Jesús en medio de una sociedad donde con frecuencia a la mentira se le llama estrategia; a la explotación, negocio; a la irresponsabilidad, tolerancia; a la injusticia, orden establecido; a la arbitrariedad, libertad; a la falta de respeto, sinceridad…
  • ¿Qué sentido puede tener la Iglesia de Jesús si dejamos que se pierda en nuestras comunidades el “Espíritu de la verdad“? ¿Quién anunciará la Buena Noticia de Jesús en una sociedad tan necesitada de aliento y esperanza?

     

  • Contempla como Jesús pronuncia con insistencia “vosotros”, referido a sus discípulos, a los de entonces, pero también a los de hoy, y en concreto a ti.
  • Relee el pasaje sustituyendo “tú” en lugar de “vosotros” para que las palabras de Jesús se te impriman en la mente y en el corazón.
  • ¿Qué puedes hacer para que la Iglesia, tu comunidad, tu grupo de fe, tu familia… sean más de Jesús, vivan más unida a Él?
  • Comienza a prepararte para que en tu vida, en tu familia, en tu comunidad… se viva y realice un nuevo Pentecostés.
  • Jesús dice “El que acepta mis mandamientos y los guarda, ese me ama” aceptar los mandamientos no es cosa de obligaciones, es vivir desde el amor el seguimiento de Jesús. Déjate llevar por su Espíritu Santo para que te ayude a vivir los mandamientos de Jesús.

EL ESPÍRITU DE LA VERDAD

 

Secretariado de Catequesis de Cádiz y Ceuta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s