SÉPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO ¿ENEMIGOS? Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres

SÉPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

¿ENEMIGOS?

MONSEÑOR CERRO CHAVES

El Evangelio de Jesús siempre nos coloca frente a las cuerdas. No nos deja respiro. No es fácil la experiencia del Amor de Jesús, porque cree en la persona, y nos lleva a un amor sin límites, a amar a los enemigos.

El Señor nos lleva a una santidad de “sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto”. Se entiende por perfección el vivir “con los sentimientos del Corazón de Cristo” (Fip, 2.5). La perfección cristiana no es una especie de nerviosismo absurdo que nos lleva a “pegarle en la cresta” a todos, porque nos convertimos en una especie de “autorreferencialidad”, como los fariseos que se creían perfectos y juzgaban a todos sin piedad, como nos recuerda la parábola de los dos que fueron a rezar al templo.

¿Cuál es la perfección cristiana? Se lo han preguntado teólogos y santos al inicio de la vida cristiana y, también, cuando nos van saliendo canas nos puede surgir esa pregunta. Mirando a Jesús y contrastando con los otros paralelos, la perfección es la suma humildad de los que tienen un corazón misericordioso, manso y humilde, como el de Jesús. Esta es la clave de nuestra vida. Mirar a Jesús y dejarse impregnar por su misericordia.

¿Enemigos? Aquellos que quieren serlo, pero nosotros rezar y pedir mucho por los que nos hacen daño, nos calumnian y la envidia nos les deja vivir. Nuestra clave es la del Padre Nuestro: Perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”
No tener enemigos concretos
a los que nosotros tenemos que amar como los ama Jesús, pero sí tener enemigos a los que nos gustaría aplastar contra la pared, como son el odio, el terrorismo, la venganza, los que matan, los que explotan, todos aquellos que destrozan el corazón humano y la convivencia entre los pueblos. Para ellos debe ser nuestra oración y, por tanto, nuestro perdón.

Es preciso y precioso volver al Evangelio de Jesús donde el centro es Él, su Amor y sus claves para que el mundo cambie sabiendo, como dice el Papa Francisco, que otro mundo es posible. Es preciso volver a la alegría del Evangelio, del perdón, de la reconciliación. Con sabiduría decía el dominico Padre Lacordaire: ¿Quieres ser feliz un instante? Véngate… ¿Quieres ser feliz toda la vida? Perdona.

Quien lleva al extremo las ansias de venganza, de “ojo por ojo y diente por diente”, de aplastar siempre, en el fondo lleva, durante toda su vida, un cadáver en su corazón que se traduce en una inmensa tristeza y una infelicidad que es patente a los ojos de cualquiera.

Enemigos-VII-domingo-T-O-ciclo-A-

+Francisco Cerro Chaves

Obispo de Coria-Cáceres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s