LECTIO DIVINA. II T. ORDINARIO -A- Juan 1,29-34

LECTIO DIVINA

Domingo II Tiempo O. Ciclo A

Jn. 1. 29-34

15 Enero 2017

0

Ayúdanos, Señor, a desterrar del corazón

el egoísmo que tantas veces lo envuelve.

Ayúdanos a no fracasar en nuestro intento

de estar atentos al dolor de los demás.

Ayúdanos a saber mirar la realidad,

a descubrir la injusticia y la maldad.

Ayúdanos a ser mensajeros de esperanza,

a arriesgar, si necesario fuera, la vida por los demás.

Danos fuerza, Señor, para que tu Palabra

y nuestros deseos lleguen a hacerse realidad.

TEXTO BÍBLICO: Jn. 1. 29-34

Al día siguiente, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: «Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: “Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo”. Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel».

Y Juan dio testimonio diciendo: «He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo:

“Aquel sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ese es el que bautiza con Espíritu Santo”. Y yo lo he visto y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios».

1

“Al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.

…El Evangelio de Juan, desarrollará este momento inicial a través de los diferentes encuentros entre el Cordero Jesús y las personas que se cruzarán en su camino.

Todos ellos recibirán la liberación de su desgracia sea cual sea su nombre (oscuridad, sed, enfermedad, confusión… pecado), con tal que la confiesen, con tal que no la maquillen ni la disfracen, y reconozcan en Jesús a quien trae la Gracia eficaz para todas sus desgracias impotentes.

Por esta razón, en aquel momento no estaban los que después a lo largo del Evangelio de Juan van a aparecer como los discrepantes de Jesús, los prejuiciosos de sus signos y palabras, los enemigos de su vida.

Hay una llamada a reconocernos ante el Cordero que quita los pecados, que nos señala y nos denuncia los pecados de nuestra época y los traspiés de nuestra generación: la mentira, la injusticia, el hedonismo en todas sus formas, el egoísmo disfrazado de cultura de bienestar, las corrupciones oficiales y oficiosas, la matanza de la belleza y de la vida…

Y todo esto no para apabullarnos y hacernos pesimistas o reaccionarios, sino para señalarnos y anunciarnos que hay otro modo de vivir y convivir, otra manera de hacer un mundo habitable, otro camino para responder a nuestras preguntas de felicidad: el que nace del reconocimiento de este Cordero y de la adhesión a su vida y su palabra. Este es el Cordero, el que quita nuestros pecados. Por eso hay esperanza.    

2

  • Jesús es llamado el Cordero: es el Cordero que quita el pecado del mundo. Uno puede pensar: ¿pero cómo, un cordero, tan débil, un corderito débil, cómo puede quitar tantos pecados, tantas maldades? Con su Amor, con su mansedumbre. (Papa francisco)
  • Jesús no dejó nunca de ser cordero: manso, bueno, lleno de amor, cercano a los pequeños, cercano a los pobres. Estaba allí, entre la gente, curaba, enseñaba, oraba. Tan débil Jesús, como un cordero. Pero tuvo la fuerza de cargar sobre sí todos nuestros pecados, todos. Muchas veces, cuando miramos nuestra conciencia, encontramos en ella algunos que son grandes. Pero Él los carga. (Papa Francisco)
  • ¿Qué significa para la Iglesia, para nosotros, hoy, ser discípulos de Jesús Cordero de Dios? Significa poner en el sitio de la malicia, la inocencia; en el lugar de la fuerza, el amor; en el lugar de la soberbia, la humildad; en el lugar del prestigio, el servicio. (Papa Francisco)
  • Ser discípulos del Cordero significa vivir abierto, acogedor y solidario. Quiere decir no asumir actitudes de cerrazón, sino proponer el Evangelio a todos, testimoniando con nuestra vida que seguir a Jesús nos hace más libres y más alegre. (Papa Francisco)
  • Os invito a hacer una cosa: cerremos los ojos, imaginemos esa escena, a la orilla del río, Juan mientras bautiza y Jesús que pasa. Y escuchemos la voz de Juan: «Éste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo». Miremos a Jesús en silencio, que cada uno de nosotros le diga algo a Jesús desde su corazón. (Papa Francisco).

3

Esperé en el Señor con gran confianza.
El se inclinó hacia mí y escuchó mis plegarias.
El me puso en la boca un canto, un himno a nuestro Dios.
Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Me parecía que los nublados, los días con lluvia y sin sol

estaban más acordes con mi realidad…

y ahora que todo tiene más luz, más alegría,

me cuesta más ofrecerte mi corazón y decirte:

Aquí estoy, Señor para hacer tu voluntad


Porque hacer tu voluntad implica hacer y ser como Tú quieres

y permanecer en Ti pase lo que pase…

Aquí estoy, Señor, para decirte:

Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad,

esa voluntad tuya que a veces me cuesta tanto entender y hacer.


Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad,

y se muy bien cual es tu voluntad

y solo quiero pedirte fuerza y ánimo

para seguir alabándote, y amándote por siempre. Amén

4

  • Jesús posee la plenitud del Espíritu de Dios y, por eso, puede comunicar a los suyos esa plenitud. La gran novedad de Jesús consiste en que Jesús es «el Hijo de Dios» que puede «bautizar con Espíritu Santo». Jesús comunica su Espíritu para penetrar, empapar y transformar el corazón de la persona.
  • El Espíritu de Jesús es «Espíritu de verdad». Dejarnos bautizar por él es poner verdad en nuestro cristianismo. No dejarnos engañar por falsas seguridades. Recuperar una y otra vez nuestra identidad irrenunciable de seguidores de Jesús. Abandonar caminos que nos desvían del evangelio.
  • El Espíritu de Jesús es «Espíritu de amor», capaz de liberarnos de la cobardía y del egoísmo de vivir pensando sólo en nuestros intereses y nuestro bienestar. Dejarnos bautizar por él es abrirnos al amor solidario, gratuito y compasivo.
  • El Espíritu de Jesús es «Espíritu de conversión» a Dios. Dejarnos bautizar por Jesús significa dejarnos transformar lentamente por él. Aprender a vivir con sus criterios, sus actitudes, su corazón y su sensibilidad hacia todo lo que deshumaniza a los hijos e hijas de Dios.
  • El Espíritu de Jesús es «Espíritu de renovación». Dejarnos bautizar por él es dejarnos atraer por su novedad creadora. El puede despertar lo mejor que hay en la Iglesia y darle un «corazón nuevo», con mayor capacidad de ser fiel al evangelio.

5

  • Toma conciencia de la vocación que el Señor te ha regalado. Aprende a vivir como el Bautista, no eres la Luz, sino portador y anunciador de la Luz.
  • Juan anuncia y da testimonio de Jesús, intenta con tus actitudes y tu manera de ser y actuar ser testimonio de Él.
  • Con frecuencia olvidamos que la clave del éxito en la vida está en la confianza en El Señor. Ponte ante Él y confía: “Señor, mira mi vida…, estoy en la oscuridad, tengo dificultad…, pero yo me confío a ti…”
  • Juan proclama ante la gente «Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: “Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo”. Procura en tu ambiente, trabajo, familia… ser como Juan el Bautista y proclamar más con tu vida que con las palabras, en forma de ayuda, escucha, compañía…, quien es para ti el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Este-es-el-Cordero-de-Dios

Secretariado de Catequesis de Cádiz y Ceuta

One thought on “LECTIO DIVINA. II T. ORDINARIO -A- Juan 1,29-34

  1. Somos un grupo de la Palabra que nos reunimos los lunes para meditar y orar con la lecio divina del siguiente domingo. Nos gustaría poder disponer con anterioridad de vuestro documento de lecio divina dominical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s