MÁGICO. (Epifanía del Señor). Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

MÁGICO

(Epifanía del Señor)

MONSEÑOR CERRO CHAVES

Los “reyes magos”, aquellos hombres mágicos, son los que siempre están en camino siguiendo la estrella, porque son buscadores incansables de lo que conduce al Amor, a la Verdad, a la Paz, a la Alegría que se llama JESÚS.

Es mágico el momento de mirar en la noche para descubrir entre tantas estrellas, la estrella, la vocación que nos conduce a la verdadera vida. Ellos también sabían, con San Juan de la Cruz, que existe una fuente que mana aunque sea de noche. Y se ponen en camino. Son los eternos buscadores de los tesoros que existen en el corazón humano.

También son mágicos los momentos de dificultad. Cuando se oscurece el cielo y todo parece callar. Incluso algunos piensan que han perdido el norte. Que se ha esfumado la estrella y que están a la intemperie de una noche sin fin. Es necesario entonces continuar y no pararse. Hay que seguir el camino que marca la estrella, como momento encantador y mágico de la vida

El cielo ha dado pistas suficientes para seguir. No se puede parar uno. Lo que se vio una vez, sigue presente porque la noche no roba el sol, lo oculta, pero volverá a brillar. Todo es cuestión de saber esperar al amanecer para saber que volverá a brillar.

Es necesario que cuando baje la niebla o las nubes no oculten el sol y las estrellas, no cambiar de camino. Continuar andando y esperar. Sabemos que todo tiene su fin. Los que saben esperar descubren que las dificultades del camino no son para quedarse en ellas. Son para desear, más ardientemente, contemplar lo que anhela el corazón.

Por fin llegaron. El momento mágico y lo más deslumbrante y admirable es que ellos, que venían de lejos y de lujos, no se escandalizan ni se desilusionan de que Dios ame tanto la pobreza y a los pobres. No entran en crisis de fe. Es un momento mágico al ofrecerle oro, incienso y mirra. Es preciso el comprobar que los “magos” se “entienden, se llevan bien con la sencillez y transparencia del Niño Dios, con el Dios hecho Carne en Belén. La salvación de Jesús es universal. Abierta a todos, a los de lejos y a los de cerca. Su estilo de pobreza es claro.

La Virgen, en su desaparecer como hacen todas las madres, contempla la escena. Desde un discreto segundo plano, desde su silencio elocuente, sonríe y no echa de menos que se hayan olvidado de Ella. Ni siquiera hay perfumes ni hay rosas de Alejandría para Ella. El tesoro es su Hijo. Lo demás ni siquiera lo esperaba. Donde reina la humildad y la pobreza luce la Misericordia de Dios, creando verdaderamente momentos “mágicos”.

La Epifanía del Señor es que Dios se sigue manifestando a todos con “signos pobres” y los humildes y los pobres se identifican con estos signos: “Un Niño envuelto en pañales y recostado en un pesebre”.

Mágico. ppt

+Francisco Cerro Chaves

Obispo de Coria-Cáceres

One thought on “MÁGICO. (Epifanía del Señor). Mons. Francisco Cerro. Obispo de Coria-Cáceres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s