AUSENCIA ARDIENTE Lc 11,1-13.

AUSENCIA ARDIENTE Lc 11,1-13.

    La oración cristiana es estar ante Alguien, en Él y con Él, y aunque nuestros sentidos no puedan abrazar su figura… sin embargo ¡está! Los fantasmas no queman, ni seducen, ni transforman. Hay presencias que, incluso cuando físicamente están ausentes, nos colman y nos alumbran, nos arden dentro hasta hacernos nuevos. No sabes por qué, las cosas siguen estando en el mismo sitio, y la fatiga del camino no se nos ahorra, pero sin embargo, Alguien nos habita en los adentros, y nos quema en su estar y en su ausentarse; la vida nos parece diferente y nos sabe a nuevo hasta lo que nos cansaba y aburría; y un no-sé-qué transforma todos nuestros sopores opacos en estupores de luz.

    Aquella vez, Jesús arrancó de un discípulo ese deseo: “enséñanos a orar”. Es la seducción de los Ojos del Señor que se abrían al sol y al calor del Padre. Y como en toda vivencia amorosa, también el Rostro humano de Jesús volvía encendido y asemejado al del Rostro de su Padre: “los ojos deseados que tengo en mis entrañas dibujados” (S.Juan de la Cruz).

    Esto se refleja en el Padrenuestro desde la invocación inicial: Padre, que tiene ese tono cariñoso y confiado propio de los niños ante sus progenitores. Dos peticiones referidas a este Padre: que su Nombre sea santificado, respetado, tomado en serio, reconocido; y que venga su Reino, su proyecto de amor y gracia sobre la historia y sobre cada persona. Para terminar con tres peticiones más, relacionadas con los que hacen esta oración: pedir el pan de cada día, la paz de cada perdón (tomando como medida no nuestra tolerancia o generosidad, sino tratar a los otros como Dios nos trata), y no caer en la tentación del maligno, sean cuales sean sus señuelos y engañifas.

    Llevar en el corazón a Dios y a los hermanos, hablarle a Él de ellos y a ellos de Él. Y, como decía bellamente S. Francisco: “esclarézcase en nosotros la noticia de ti, para que conozcamos cuál es la anchura de tus beneficios, la largura de tus promesas, la altura de tu majestad y la profundidad de tus juicios… y lo que no perdonamos del todo, haz tú, Señor, que lo perdonemos del todo tratando de ser útiles a todos en ti”.

 AUSENCIA ARDIENTE


+ Jesús Sanz Montes, ofm
Arzobispo de Oviedo

Domingo 17 Tiempo ordinario C

24 Julio 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s