Lectio divina XVII TO. -C- Lc 11,1-13

Lectio divina

Domingo XVII. T. O. Ciclo C

Lc. 11. 1-13

24 Julio 2016

053115_1842_Lectiodivin1.jpg

¡PADRE NUESTRO!

Sea el grito

de todos los pueblos

de todas las religiones

de todas las comunidades,

de todos los hogares.

Sea el grito

del anciano y del niño,

del pobre y del rico,

del indigente y del satisfecho,

del que goza y del que sufre.

Sea el grito

que nos hace sentirnos

hijos amados de Dios

y hermanos de todos.

TEXTO BÍBLICO Lc. 11. 1-13

    Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos».

    Él les dijo: «Cuando oréis, decid: “Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan cotidiano, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe, y no nos dejes caer en tentación”».

    Y les dijo: «Suponed que alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche y le dice: “Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle”; y, desde dentro, aquel le responde:

    “No me molestes; la puerta ya está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos”; os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por su importunidad se levantará y le dará cuanto necesite.

    Pues yo os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, y el que busca halla, y al que llama se le abre.

    ¿Qué padre entre vosotros, si su hijo le pide un pez, le dará una serpiente en lugar del pez? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?».

053115_1842_Lectiodivin2.jpg

    Que un hombre pueda llamar a Dios Padre es algo que era impensable en la mentalidad judía. Todas las peticiones del Padre nuestro no se entienden sin esta palabra principal.

    Para abundar en esta idea de Dios como un Padre cercano, Jesús nos presenta a Dios como ese padre que da a sus hijos las cosas que le piden y éstas solo pueden ser buenas. En la oración podemos sentir una cercanía familiar con Dios, es nuestro Padre, no hay nada que temer.

    Orar sin desfallecer, sin cansarse, hasta el extremo de “importunar” a Dios. Dios no se molesta con nuestra oración. Lo que quiere transmitir Jesús es que nunca hay que abandonar la oración. Pedid, buscad y llamad nos transmiten la idea del constante diálogo de los hijos con su Padre en la oración. La parábola del amigo inoportuno explica a la perfección esta realidad

    El cristiano debe orar sin desfallecer no porque crea que así va a conseguir de Dios automáticamente lo que necesita. El premio de la oración, dice Jesús, es que Dios concederá el don de su Espíritu Santo. Dios sabe, mejor que nosotros, lo que nos conviene.

    El cristiano reza sencillamente porque ama a Dios, que es su Padre. Y lo hace con frecuencia, todos los días, porque uno a su padre y a su madre los ama todos los días.
No olvidemos nunca esta invitación.

053115_1842_Lectiodivin3.jpg

  • La oración es el diálogo del hombre con Dios. Jesús enseñó a sus discípulos la más grande de las oraciones, el Padre Nuestro. En esta oración de Jesús se da una relación filial del hombre con Dios. Hablar como hijos… decir Padre a Dios. Es el Padre que nos espera ansioso en la casa, es el Padre que nos da el pan diario, es Padre que nos perdona, nos protege, nos mira con misericordia.
  • Mirando el modelo que Jesús nos enseñó, ¿Cómo aprendo a orar, como crezco en mi oración? En el Padre Nuestro, vemos que la primera palabra es “Padre” y la segunda es “nuestro”. Aprendo a orar, alimento mi oración, dirigiéndome a Dios como Padre y orando-con-otros, orando con la Iglesia, aceptando el regalo de sus palabras. (Benedicto XVI).
  • Dice San Agustín que “la oración es la fuerza del hombre y la debilidad de Dios”… para vencerlo todo no disponemos de otro medio que de la oración. Y si ésta nos falta ¿qué nos queda?
  • Cuando rezamos el Señor nos da la gracia, pero también se da él mismo en la gracia: ¡Él es la gracia! Lo que nosotros pedimos es un poco como… el papel que envuelve la gracia. Pero la verdadera gracia es Él, que viene a traérmela. Nuestra oración, si es valiente, recibe lo que pedimos, pero también lo que es más importante: al Señor”. (Papa Francisco).
  • No orar es cerrar la puerta al Señor, para que no pueda hacer nada. En cambio, la oración, ante un problema, una situación difícil, una calamidad, es abrir la puerta al Señor para que venga. Porque Él hace nuevas todas las cosas. (Papa Francisco)

053115_1842_Lectiodivin4.jpg

Padre de todos

No digas “Padre”

si no te comportas como un hijo.

No digas “nuestro”

si vives aislado en tu egoísmo.

No digas “que estás en el cielo”

si sólo te fijas en las cosas terrenales.

No digas “santificado sea tu nombre”

si sólo le invocas con los labios y tu corazón está alejado de Él.

No digas “hágase tu voluntad”

si no la aceptas cuando es dolorosa.

No digas “el pan nuestro de cada día dánoslo hoy”

si no te preocupas de la gente que pasa hambre.

No digas “perdona nuestras ofensas”

si guardas rencor a tus hermanos.

No digas “no nos dejes caer en la tentación”

si no evitas las ocasiones de pecado.

No digas “líbranos del mal”

si no te comprometes a favor del bien y contra el mal.

053115_1842_Lectiodivin5.jpg

  • Jesús quiere que sus seguidores no olviden nunca que : “el que pide, está recibiendo; el que busca, está hallando y al que llama, se le abre”. Jesús no dice que reciben concretamente lo que están pidiendo, que encuentran lo que andan buscando o que alcanzan lo que gritan. Su promesa es otra: a quienes confían en él, Dios se les da; quienes acuden a él, reciben “cosas buenas”. Pero hace falta, pedir, buscar y llamar.
  • “Pedir” es la actitud propia del pobre que necesita recibir de otro lo que no puede conseguir con su propio esfuerzo. Así imaginaba Jesús a sus seguidores: como hombres y mujeres pobres, conscientes de su fragilidad e indigencia, sin rastro alguno de orgullo o autosuficiencia. No es una desgracia vivir en una Iglesia pobre, débil y privada de poder.
  • “Buscar” no es sólo pedir. Es, además, moverse, dar pasos para alcanzar algo que se nos oculta porque está encubierto o escondido. Así ve Jesús a sus seguidores: como “buscadores del reino de Dios y su justicia”.
  • “Llamar” es gritar a alguien al que no sentimos cerca, pero creemos que nos puede escuchar y atender. Así gritaba Jesús al Padre en la soledad de la cruz. Es lamentable es que no nos esforcemos más por aprender a seguir hoy a Jesús gritando a Dios desde las contradicciones, conflictos e interrogantes del mundo actual.
  • ¿Qué nos detiene para orar? ¿Por qué no insistimos en nuestras súplicas? ¿Qué pobre deja de pedir cuando tiene la seguridad de alcanzar lo que pide? ¿No importunamos a los amigos para obtener un bien material?… Si pedimos a Dios nuestro Padre, ¿cómo desfallecemos tan pronto?

053115_1842_Lectiodivin6.jpg

  • ¿Cómo entiendes y vives la oración? Proponte orar en la familia, en la catequesis, en los grupos parroquiales, en tu comunidad…
  • Busca tener más tiempo para el Señor, para darle el mejor momento de tu día, para estar con Él en oración, conociendo su Palabra y conociéndolo a Él.
  • Recita lentamente cada palabra del Padrenuestro, saboreando lo que le dices a Dios, tu Padre.
  • En tu oración de esta semana pide especialmente por las necesidades de la Iglesia, del mundo, de los emigrantes, de los que están solos…

PADRE NUESTRO

Secretariado de Catequesis de Cádiz y Ceuta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s