El precio de una presencia de siglos

    

El precio de una presencia de siglos

Carta semanal. 26 de mayo de 2016

    Andamos declarando la renta como un gesto solidario que nos permite sabernos miembros de una sociedad en la que todo un sinfín de servicios los compartimos para tratar de sacar adelante lo que es el bien común: seguridad, educación, sanidad, infraestructuras, cultura y un largo etc. que constituye nuestra comunidad humana con una historia fraterna que nos define y a la que nosotros definimos con nuestra peculiar aportación en el paso de los años y de los siglos.

    Hace unos días se hacía público un importante informe sobre el sentido y la real contribución que la comunidad católica hacemos como Iglesia del Señor a esa sociedad de la que formamos parte como ciudadanos. Qué es lo que aportamos en tantos sentidos desde nuestros valores, creencias, y nuestra particular manera de mirar las cosas y de construirlas junto a otras manos hermanas o vecinas que respetamos en su pluralidad.

    No somos los católicos unos intrusos que nos hemos colado por la gatera tras unos comicios a los que no nos presentamos, así como tampoco nos hemos metido en la vida sorteando la vigilancia aduanera como polizontes furtivos. No venimos huyendo de nadie como si fuésemos malhechores de todo pelaje, ni tampoco buscamos un escondrijo para guardar nuestras vergüenzas corruptas en un paraíso fiscal de cualquier ralea.

    Ya estábamos aquí como comunidad cristiana… hace nada menos que veinte siglos. Como cualquier andadura humana, la nuestra ha podido vivir momentos de luz fecunda y momentos de penumbra ciega, con preciosos logros en todos los órdenes siendo esperanza para tanta gente y a veces también con increíbles fallos de contradicción llena de incoherencia. Pero en medio de nuestros avatares variopintos, la Iglesia puede contar con “humilde orgullo” –valga la expresión– cómo es su compromiso en medio del mundo al que ha sido enviada.

    Ahí está la labor que los veinte mil sacerdotes y sesenta mil religiosos llevan adelante, más de cien mil catequistas, casi ochenta mil voluntarios de Cáritas y cinco mil y pico de Manos Unidas, que junto a los trece mil misioneros españoles que tenemos por todo el mundo, hace que la presencia activa y comprometida de la Iglesia tenga una red que teje tantos telares en el mundo de la cultura en todas sus expresiones, de la acción social ante los menos favorecidos, en la educación integral de nuestros niños y jóvenes, en la atención de enfermos y ancianos además de los centros de rehabilitación de personas que han sido heridas por la droga, el alcohol o dependencias ludópatas.

    Resulta difícil de entender que haya un intento censurador de la presencia de la Iglesia en medio de la sociedad como si estuviésemos apestados los cristianos, o como si hubiésemos cometido errores imperdonables que sólo nosotros hemos llevado a cabo sin haber aportado nada por la gente que necesita ayuda, esperanza y posibilidades para seguir adelante. Eso explica que a pesar de algunas campañas, o de empeños injustos por censurar la presencia cristiana en nombre de una laicismo corrosiva frente a la laicidad positiva que nosotros propugnamos, haya tanta gente –incluso no creyente– que reconoce la labor de la Iglesia y que quiere apoyar que siga realizándola. Marcar la “x” en la declaración de la renta es una manera sencilla de colaborar con esto. No cuesta más y no nos devuelven menos. Es simplemente un modo de ayudar a quienes ayudan en nombre del Evangelio generando una actitud de solidaridad frente a tantos encierros egoístas, a los que acompañan tantas soledades e intemperies, a quienes con respeto presentan las respuestas verdaderas a las preguntas por el sentido de la vida que tiene tanta gente.

+ Fr. Jesús Sanz Montes, ofm

Arzobispo de Oviedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s