Actitudes del catequista (Tomadas de algunas homilías del Papa Francisco)

Actitudes del catequista

(Tomadas de algunas homilías del Papa Francisco)

Desde mi vida personal ser catequista significó ser discípula de Cristo, fue la mejor manera de conocer a mi Iglesia, a mis hermanos y transformarme en una mensajera de Jesús. A veces uno decae, las fuerzas se deterioran. Lo mejor es volver a las fuentes y preguntarnos ¿Qué es necesario para ser catequista? ¿Cómo tengo que vivir mi fe desde esta vocación? Frente a estas preguntas surge la inquietud de descubrir el camino a seguir. Como fuente principal tomaré algunas homilías de nuestro Papa Francisco.

• LA NOVEDAD QUE DIOS QUIERE: a lo largo de los años vamos acumulando cansancio y estamos paralizados como catequistas: “Muchas veces preferimos mantener nuestras seguridades, pararnos en una tumba, pensando en el difunto, que sólo vive en el recuerdo de la historia. Tenemos miedo a las sorpresas de Dios…no nos cerremos a la novedad que Dios quiere traer a nuestras vidas.”

Homilía 30.03.13 No es fácil buscar la novedad, estar abierta porque a veces nuestro métodos fueron buenos pero ¡cuidado! Los tiempos son otros. También nuestras preocupaciones nos hacen egoístas: “Los problemas, las preocupaciones de la vida cotidiana tienen a que nos encerremos en nosotros mismos, en la tristeza, en la amargura y es ahí donde está la muerte. No busquemos ahí donde está la muerte a Aquel que vive”.

Homilía 30.03.13 • CONFIAR: es fiarse de Él y no de nosotros. “Acepta entonces que Jesús resucitado entre en tu vida, recíbelo como amigo con confianza: ¡Él es la vida! Si hasta ahora has estado alejado de Él, da un pequeño paso: te recibirá con los brazos abiertos. Si eres indiferente acepta arriesgar; no quedarás decepcionado. Si te parece difícil seguirlo, no tengas miedo, CONFÍA EN ÉL ten la seguridad que Él está cerca de ti, está contigo, y te dará la paz que buscas y la fuerza para vivir como Él quiere”

Homilía 30.03.13. Hacer memoria una actitud para renovarnos y cobrar fuerzas para continuar en nuestra vocación catequística es hacer memoria. “Recordad de cómo os habló estando todavía en Galilea…y recordaron sus Palabras” (Lc.24, 6.8) esta es la invitación a hacer memoria del encuentro con Jesús, de sus Palabras, sus gestos, su vida. Es recordar con amor la experiencia realizada con el Maestro, es lo que hace que las mujeres superen todo temor y que lleven la Proclamación de la Resurrección a los apóstoles. Hacer memoria de lo que Dios ha hecho por mí, por nosotros, hacer memoria del camino recorrido, y esto abre el corazón de par en par a la esperanza para el futuro. Hacer memoria de lo que Dios ha hecho en nuestras vidas”

Homilía 30.03.13 • SER PACIENTE: a veces queremos ver los resultados ya y que nuestros catequizandos se conviertan en fieles discípulos ahora. Sin embargo Jesús nos invita a ser pacientes “La paciencia: Jesús no abandona al terco de Tomás por su incredulidad, le da una semana de tiempo, lo le cierra la puerta. Espera.”

Homilía 7.04.13 • SENTIRNOS LLAMADOS: no es nuestra decisión, no anuncio mi reino sino el de Cristo, porque Él me ha dado esta vocación “Pero todo esto es posible si reconocemos a Jesucristo, porque es Él quien nos ha llamado, nos ha invitado a recorrer su camino nos ha elegido”

Homilía 14.04.2013 • ANUNCIAR EL EVANGELIO CON PALABRAS Y HECHOS: es importante que el catequista tenga el valor de anunciar la Buena Nueva, también con su testimonio “No se puede anunciar el Evangelio de Jesús sin el testimonio concreto de la vida. Quien nos escucha y nos ve, debe poder leer en nuestros actos eso mismo que oye en nuestros labios, y dar gloria a Dios”

Homilía 14.04.2013 • VIVIR EN INTIMIDAD CON CRISTO: para ser testigo de alguien debo conocerlo, la mejor manera de conocer a Jesús es encontrarme con Él. Dedicarle tiempo, donde puedo entregar mi ser y mi quehacer en un tiempo y en un espacio concreto. “Anunciar y dar testimonio es posible si únicamente si estamos junto a Él…vivir una relación intensa con Jesús, una intimidad de diálogo y de vida, de tal manera que lo reconozcamos como “El Señor”

Homilía 14.04.2013 • ADORARLO: estar en su presencia “Quisiera que nos hiciéramos todos pregunta. Tú y yo ¿adoramos al Señor? ¿Acudimos a Dios sólo para pedir, para agradecer, o nos dirigimos a Él también para adorarlo? Pero entonces, ¿Qué quiere decir adorar a Dios? Significa aprende a estar con Él, a pararse a dialogar con Él, sintiendo que su presencia es la más verdadera, la más buena, la más importante de todas…Adorar al Señor quiere decir darle el lugar que le corresponde, adorar al Señor quiere decir afirmar, creer – pero no solamente de palabra que únicamente Él guía verdaderamente nuestra vida, adorar al Señor quiere decir que estamos convencidos ante Él de que es el único Dios, el Dios de nuestra vida, el Dios de nuestra historia.

Homilía 14.04.2013 Estas actitudes de descubrir lo que Dios quiere, confiar, hacer memoria, ser paciente, sentirnos llamados, anunciar el Evangelio con palabras y hechos, vivir en intimidad con Cristo, adorarlo son experiencias de vida que ayudarán al catequista superar los desalientos y recrear su vocación. Estas actitudes son tomadas de algunas homilías del Santo Padre. Todas son un material valiosísimo, su lenguaje es sencillo. Da gusto leerlo pues es claro y contundente. Él nos muestra cómo seguir a Jesús y a la vez convocar a otros.

ISCA.

AULA ABIERTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s