Lectio divina. III T.O. –C- Lc 1,1-14; 4, 14-21

Lectio divina

Domingo III T. O.. Ciclo C

Lc. 1.1-4; 4.14-21.

24 Enero 2016

053115_1842_Lectiodivin1.jpg

Te alabamos Padre por tu Hijo,

que proclama el Evangelio de gracia y salvación para todos.

Te alabamos Padre por Jesús de Nazaret,

que comunica tu Palabra a los pobres, a los cautivos y oprimidos.

Te alabamos Padre desde el mundo del dolor:

enfermos, parados, emigrantes, refugiados, perseguidos…

Te alabamos desde todas las comunidades eclesiales,

que se reúnen para escuchar tu Palabra

y celebrar la fe en la Eucaristía, los sacramentos…

TEXTO BÍBLICO Lc 1.1-4; 4.14-21

PRÓLOGO

    Puesto que muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que se han cumplido entre nosotros, como nos los transmitieron los que fueron desde el principio testigos oculares y servidores de la palabra, también yo he resuelto escribírtelos por su orden, ilustre Teófilo, después de investigarlo todo diligentemente desde el principio, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido.

Ministerio de Jesús en Galilea

Presentación en Nazaret

    Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan.

    Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el rollo del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:

    «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor».

    Y, enrollando el rollo y devolviéndolo al que lo ayudaba, se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos clavados en él. Y él comenzó a decirles: «Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír».

053115_1842_Lectiodivin2.jpg

    El evangelio de este domingo está formado por dos textos de Lucas: el primero es el prólogo de su evangelio y el segundo es el discurso programático que Jesús pronuncia en la sinagoga de Nazaret al inicio de su ministerio público.

    En la segunda parte del texto Lucas nos dice que Jesús ya había empezado su predicación, que ya era conocido por la región (“su fama se extendió”) y nos informa de que “todos lo alababan“. Poco después Lucas nos hablará del rechazo que el mensaje y la persona de Jesús suscitará entre su propia gente. Desde el principio de la actividad de Jesús muchos le seguirán, pero otros le rechazarán. Luz y cruz.

    La escena es en la sinagoga de Nazaret. Jesús lee un texto de la profecía de Isaías. En este texto se prometía un mensajero, un enviado de Dios que él mismo sería la Buena Noticia para los más necesitados de la tierra y “proclamar el año de gracia del Señor“. La llegada de este mensajero inauguraría un tiempo de gracia de parte de Dios para todos los hombres. Esta profecía se cumplía en Jesucristo.

    Hoy somos invitados en la medida en que nos corresponde, a ser heraldos de buenas noticias, sanadores de tantas heridas, compañeros de tantos que se sienten solos o excluidos. Pero siempre con los ojos fijos en Jesús.


053115_1842_Lectiodivin3.jpg

  • “Hoy se ha cumplido esta escritura…” Con estas palabras Jesús, después de haber leído a Isaías, quiere indicar que en Él, por su venida, presencia y acción, la salvación de Dios está presente para aquellos que quieran conocerla. En medio de las realidades que vive hoy el mundo la sociedad y tú propia realidad, ¿cómo vives este mensaje de Jesús?
  • La Iglesia tiene la misión, como los primeros apóstoles, de anunciar y actualizar en cada lugar y en todo tiempo que la acción salvadora del Mesías es constante. El “hoy” es constante, porque siempre es “ahora” y “hoy” y en cada momento el Señor nos está brindando su salvación, su misericordia y perdón. Esta misión y responsabilidad de transmitir el mensaje de Jesús, también es tuya. ¿La vives? ¿Te desvives porque el mensaje de Jesús llegue a todos?
  • Lleva a tu oración de hoy, aplícalas a tu vida y haz que otros las conozcan y sientan cercano a Jesús, esta palabras del Papa Francisco: “«¡El Señor es mi Dios y salvador!». La misericordia más grande radica en su estar en medio de nosotros, en su presencia y compañía. Camina junto a nosotros, nos muestra el sendero del amor, nos levanta en nuestras caídas, nos sostiene ante nuestras fatigas, nos acompaña en todas las circunstancias de nuestra existencia. Nos abre los ojos para mirar las miserias propias y del mundo, pero a la vez nos llena de esperanza”.

053115_1842_Lectiodivin4.jpg

Lámpara es tu Palabra, Señor,
lámpara para mis pies desnudos,
para mis ojos cansados,
para mi corazón sediento.

Lámpara es tu Palabra,
en la cual creo,
pues tú, Señor,
nos pones en camino
hacia la verdadera vida.

Lámpara es tu Palabra, Señor,
lámpara para mis pies desnudos,
para mis ojos cansados,
para mi corazón sediento.

 

Lámpara es tu Palabra,
en la cual creo,
pues tú, Señor,
nos pones en camino
hacia la verdadera vida.

Lámpara es tu Palabra, Señor,
tú vienes y te acercas
a mí de puntillas,
y me susurras al oído
palabras de vida y amor.

Lámpara es tu Palabra,
luz en mi sendero,
alegría en el camino. Amén.

053115_1842_Lectiodivin5.jpg

  • “El Espíritu del Señor está sobre mí. Él me ha ungido”. Jesús se siente «ungido» por el Espíritu de Dios, impregnado por su fuerza. Por eso, sus seguidores le llaman ahora «Cristo», es decir, «Ungido», y, por eso, se llaman ellos mismos «cristianos». Para Lucas, es una contradicción llamarse «cristiano» y vivir sin ese Espíritu de Jesús.
  • “Me ha enviado para dar la buena noticia a los pobres”.
    A Dios le preocupa el sufrimiento de las personas. Por eso, su Espíritu empuja a Jesús a dejar su pueblo para dar la Buena Noticia a los pobres. Ésta es su gran tarea: poner esperanza en los que sufren. Si lo que hacemos y decimos los cristianos no es captado como «Buena Noticia» por los que sufren, ¿qué evangelio estamos predicando?, ¿a qué nos estamos dedicando?
  • Jesús tiene claro su programa: sembrar libertad, luz y gracia. Esto es lo que desea introducir en aquellas aldeas de Galilea y en el mundo entero. Es la hora, ha llegado el momento también para ti. El Señor, desde el día de tu Bautismo, te ha ungido para que seas sacerdote, profeta y rey. Para que anuncies como Jesús que la Salvación ha llegado, que el tiempo se ha cumplido. Si seguimos con nuestra vida las acciones misericordiosas de Jesús, nos sentiremos llamados a poner en el mundo libertad, luz y gracia de Dios.

053115_1842_Lectiodivin6.jpg

  • Haz una revisión de tu vida como sacerdote, profeta y rey. Mira que te ata para no salir y proclamar, más con tu vida que con la palabra a los que tienes a tu lado, que el tiempo se ha cumplido, para que vivan su vocación de bautizados y ungidos.
  • ¿A qué te compromete el hecho que Jesús haya liberado a los oprimidos y dado libertad a los cautivos? En tu comunidad, tu grupo, tu trabajo… ¿quiénes son los oprimidos, los marginalizados, los cautivos, aquellos que necesitan liberarse de sus esclavitudes y dependencias?, ¿qué vas hacer por ellos?
  • Siéntete ungido y ponte en camino ante los hambrientos, los sedientos, los encarcelados…
  • Repite con frecuencia: “El Espíritu del Señor está sobre mí”. Y trata de vivir gozosamente tu bautismo, como hijo de Dios: sacerdote, profeta y rey.

PINCHAR AQUÍ PARA ABRIR: EL ESPIRITU DEL SEÑOR ESTA SOBRE MI

Secretariado de Catequesis de Cádiz y Ceuta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s