Posteado por: catequesiscadizyceuta | febrero 3, 2013

Palabra de Vida. Febrero. “Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida porque amamos a los hermanos” (1 Jn 3, 14)



PALABRA DE VIDA. Febrero 2013

“Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida
porque amamos a los hermanos” (1 Jn 3, 14)

 

   
“Misericordia quiero y no sacrificios”.

      Juan escribe a las comunidades cristianas fundadas por él en un momento de grave dificultad, pues comenzaban a proliferar herejías y falsas doctrinas en materia de fe y de moral, además del ambiente pagano en el que debían vivir los cristianos, duro y hostil al espíritu del Evangelio.

     Queriendo ayudar a los suyos, el apóstol les indica el remedio radical: amar a los hermanos, vivir el mandamiento del amor recibido desde el principio, en el cual él ve resumidos todos los mandamientos.

     Si actúan así, sabrán lo que es “la vida”, es decir, profundizarán cada vez más en la unión con Dios, tendrán la experiencia de Dios Amor. Y si viven esta experiencia, serán confirmados en la fe y podrán hacer frente a todos los ataques, sobre todo en tiempo de crisis.

    “Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida  porque amamos a los hermanos” (1 Jn 3, 14)

    “Nosotros sabemos …”. El apóstol se refiere a un conocimiento que procede de la experiencia. Es como si dijese: lo hemos comprobado, lo hemos palpado. Es la experiencia que los cristianos evangelizados por él hicieron al principio de su conversión; es decir, que al poner en práctica los mandamientos de Dios, en particular el mandamiento del amor a los hermanos, entramos en la vida misma de Dios.

    Pero esta experiencia ¿la conocen los cristianos de hoy? Sin duda saben que los mandamientos del Señor tienen una finalidad práctica. Jesús insiste continuamente en que no basta con escuchar, sino que hay que poner en práctica la Palabra de Dios (cf. Mt 5, 19; 7, 21; 7, 26).

    Lo que no es evidente para la mayor parte de ellos – o porque no lo saben, o porque lo conocen de un modo puramente teórico, es decir, sin haber tenido la experiencia – es ese aspecto maravilloso de la vida cristiana que el apóstol pone de manifiesto: que cuando vivimos el mandamiento del amor, Dios toma posesión de nosotros, y un signo inconfundible es esa vida, esa paz, esa alegría que Él nos lleva a probar ya en esta tierra. Entonces todo se ilumina, todo se vuelve armonioso; ya no hay separación entre la fe y la vida. La fe se convierte en la fuerza que compenetra y une entre sí todas nuestras acciones.

  “Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida  porque amamos a los hermanos” (1 Jn 3, 14)

    Esta Palabra de vida
nos dice que el amor al prójimo es el camino regio que nos lleva a Dios. Puesto que todos somos hijos suyos, nada le importa más a Él que el
amor a los hermanos. No le podemos dar una alegría más grande que la que le proporcionamos cuando amamos a nuestros hermanos.

Y dado que nos procura la unión con Dios, el amor fraterno es una fuente inagotable de luz interior, es fuente de vida, de fecundidad espiritual, de renovación continua. Impide que se formen en el pueblo cristiano gangrenas, esclerosis, estancamientos; en una palabra, “nos hace pasar de la muerte a la vida”. En cambio, cuando falta la caridad, todo se marchita y muere. Y entonces se comprenden ciertos síntomas difundidos en el mundo en que vivimos: la falta de entusiasmo, de ideales, la mediocridad, el aburrimiento, el deseo de evasión, la pérdida de valores, etc.

  “Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida  porque amamos a los hermanos” (1 Jn 3, 14)

    Los hermanos de los que habla el apóstol son sobre todo los miembros de las comunidades de las que formamos parte. Si es verdad que tenemos que amar a todos los hombres, también es verdad que este amor nuestro debe comenzar por aquellos que habitualmente viven con nosotros, para luego extenderse a toda la humanidad. Es decir, debemos pensar ante todo en nuestros familiares, en nuestros compañeros de trabajo, en los miembros de la parroquia, de la asociación o comunidad religiosa a la que pertenecemos. El amor a los hermanos no sería auténtico ni ordenado si no partiese de aquí. Dondequiera que nos encontremos, estamos llamados a construir la familia de los hijos de Dios.

  “Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida  porque amamos a los hermanos” (1 Jn 3, 14)

    Esta Palabra de vida nos abre inmensas perspectivas. Nos empuja a la divina aventura del amor cristiano con consecuencias imprevisibles. Ante todo nos recuerda que en un mundo como el nuestro, en el cual se teoriza sobre la lucha, la ley del más fuerte, del más astuto, del que tiene menos escrúpulos, y donde a veces todo parece paralizarse por el materialismo y el egoísmo, la respuesta que hace falta es el amor al prójimo. Ésta es la medicina que lo puede sanar, pues cuando vivimos el mandamiento del amor no sólo se tonifica nuestra vida, sino que repercute en todo lo que tenemos alrededor; es como una ráfaga de calor divino que irradia y se propaga, penetrando en las relaciones entre personas y entre grupos y transformando poco a poco la sociedad.

    Decidámonos, pues. Hermanos a los que amar en nombre de Jesús los tenemos todos, los tenemos siempre. Permanezcamos fieles a este amor y ayudemos a muchos otros a serlo. Así conoceremos en nuestra alma lo que significa la unión con Dios. La fe se reavivará, desaparecerán las dudas y no sabremos lo que es el aburrimiento. La vida será plena, plena.

                                                                                                                                                                       Chiara Lubich


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 721 seguidores

%d personas les gusta esto: